Zapatos nuevos, movimientos repetitivos con una herramienta en el jardín, tenis, golf, las ampollas saben aparecer sin que te des cuenta, pero una vez instaladas, también saben no olvidarse. El dolor que generan termina obstaculizando las acciones cotidianas e incluso haciéndolas imposibles. Unos cuantos trucos naturales te ayudarán a deshacerte de ellos rápidamente y a aliviar el dolor.

Las ampollas, o flectenos, se caracterizan por una pequeña bolsa de líquido bajo la piel, llena de un líquido seroso, llamado plasma, y toman la forma de ampollas. El plasma se libera de las células dañadas. Las ampollas son en su mayoría inofensivas, pero ¡qué dolor!
La mayoría de las veces, son causadas por el frotamiento repetido, por ejemplo, del pie contra un zapato o calcetín (nuevo) y de la mano contra una raqueta de tenis o un palo de golf. Las herramientas, como las de jardín o construcción, también generan fácilmente ampollas.

Otras causas pueden provocar ampollas como quemaduras, congelación o exposición a sustancias químicas. A nivel fisiológico, después de muchos roces, se produce una separación de la epidermis (la capa superficial de la piel) y de la dermis (la capa más interna), lo que da lugar a la entrada de líquido entre estas dos capas de la piel y a la formación de una ampolla.

Además de la formación de una bolsa de líquido, las ampollas son dolorosas, sobre todo si se rozan con un traje, un zapato o un objeto. En el pie, las ampollas se encuentran a menudo bajo el arco del pie, los dedos y especialmente el talón. En algunos casos, una ampolla puede infectarse, principalmente debido a las bacterias. Los diabéticos también deben consultar a un médico si tienen algún problema en los pies, incluyendo ampollas.
Para tratar las ampollas

  1. Si la ampolla es (muy) dolorosa:

    perforar la ampolla. Lávese bien las manos y lave la ampolla con jabón, luego desinfecte con un poco de alcohol o una solución de yodo. Esterilizar una aguja sumergiéndola en alcohol y perforar la ampolla. Si es posible, perfore varios lugares en la ampolla. Exprime el líquido seroso y lo borra. Intenta mantener la piel de la ampolla tan protectora como sea posible. Desinfectar y vendar el área. Después de unos días, puedes quitar la piel muerta (por ejemplo, con tijeras desinfectadas) y cambiar el vendaje.

  2. Si la ampolla no es demasiado dolorosa:

    puede simplemente aplicar una venda especial para ampollas, que está disponible en las farmacias. Estos apósitos suelen contener un gel coloidal (o hidrocoloidal) y actúan como una segunda piel para proteger contra la fricción y promover la curación.

Plantas medicinales y remedios naturales para las ampollas

  • La caléndula de jardín (Caléndula officinalis) debe ser usada como ungüento. Aplicar directamente a la ampolla y cubrir con una venda. Por la noche, a la hora de acostarse, quítese el vendaje para permitir que la ampolla se seque al aire durante unas horas. La pomada de caléndula está contraindicada durante el embarazo y en personas alérgicas.
  • Aloe vera. Aplique el gel de aloe fresco directamente en la ampolla. Cúbrelo con una venda o una gasa.
  • Aceite esencial de lavanda. Ponga unas pocas gotas (2 gotas son suficientes) de aceite esencial de lavanda en un vaso de agua fría y luego empape una compresa, escúrrala para eliminar el exceso de líquido y aplíquela directamente en la ampolla 2 o 3 veces al día. La lavanda tiene un efecto antibacteriano y antiinflamatorio.

Algunos consejos de prevención

Para prevenir la infección, trate de no perforar las ampollas a menos que sea absolutamente necesario (por ejemplo, si es demasiado doloroso). Tenga en cuenta que la piel que cubre la ampolla actúa como una barrera protectora contra la entrada de bacterias.

Para evitar las ampollas en el talón, se puede aplicar una tira adhesiva, por ejemplo envolviéndola alrededor del pie o sólo en el talón. Es esencial tener zapatos que se ajusten a tu pie. No uses zapatos muy apretados. También ten cuidado con los zapatos nuevos y sintéticos, que causan ampollas más fácilmente.

También te puede interesar leer: Curar las verrugas de forma natural ¿cómo se logra?