Perder peso implica un trabajo metódico que puede resultar agotador. Entre estar pendiente de cuántas calorías estás comiendo, ajustar las raciones, planificar tu dieta diaria y qué alimentos debes evitar para no destruir todo lo andado, puedes terminar sufriendo de fatiga y estrés.

Para facilitarte el proceso de pérdida de peso, te ofrecemos 8 recomendaciones que puedes seguir a diario y que sin darte cuenta te ayudarán a lograr tu objetivo de deshacerte más rápidamente de esos kilos que te molestan.

1.     Aprovecha la iluminación y la música

¿Sabías que una iluminación y una música acorde en tu casa antes de comer propician una pérdida más efectiva de peso? Pues así es. Cambia los bombillos e intensidad de las luces para lograr una atmósfera más calmada y relajada y pon música suave. Según una investigación publicada en Psychological Reports, cenar con música suave hace que comas 175 calorías menos por día.

2.     Motívate como un niño

Pensar como un niño de 5 años puede ayudarte a bajar de peso fácilmente todos los días. ¿Cómo? No reprochándote ni humillándote porque quieres comer más. Piensa que eres un pequeño que debe ser tratado con cariño y respeto para mantener tu motivación y disfrute en alto y el logro de tus objetivos.

3.     Ordena tus platos

Reorganiza la distribución de tus comidas y raciones concentrándote en los vegetales, proteínas y granos integrales. Pide ayuda a tu nutricionista para que te sugiera cómo balancear los alimentos en tu plato y piensa qué componentes menos calóricos no deben faltar para darte mayor saciedad.

4.     Amortigua tu apetito

Consume una sopa ligera hecha de caldo o come una manzana como entrada. Este simple gesto reduce hasta en 20% las calorías consumidas en una sola comida. Además, la manzana te aporta fibras que te ayudarán a mejorar la digestión y te darán más saciedad.

5.     Incluye especias aliadas

Una investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition recomienda agregar canela a la dieta diaria para reducir la grasa abdominal.

Añade una cucharadita de esta especia a tu café con leche o a los platos con almidón, como arroz y otros cereales para reducir el azúcar en la sangre y evitar los picos de insulina que te disparan los antojos.

6.     Abre tus persianas

Abrir tus ventanas apenas te levantes y recibir los rayos del sol entre las 8:00 am y el mediodía acelera tu metabolismo para que quemes grasa de una forma más eficiente. Así lo recomiendan varios estudios que aconsejan agregar a la rutina diaria unos 10 minutos de sol en la mañana para que sincronices y energices mejor tu cuerpo.

7.     Controla tu emotividad

Cuando estamos tristes, deprimidos o ansiosos comemos más porque no diferenciamos el hambre real o física con el hambre asociada a las emociones.

Lo ideal es comer cuando se siente hambre verdadera y no por impulso. Antes de salirte de la dieta, haz ejercicio, lee o habla con otras personas. Incluso jugar juegos de mesa o de video te pueden ayudar a desviar la atención.

8.     Come con tu pareja

Una investigación publicada en el Journal of Applied Social Psychology asegura que las mujeres comen 15% menos calorías y porciones reducidas si están con un hombre. Mientras que los hombres reducen 22% sus porciones en la misma situación.

Así que no es mala idea que planifiques con tu pareja las horas de comida y las raciones para que juntos bajen de peso.

Si tienes en cuenta estas recomendaciones poco comunes podrás alcanzar tu objetivo de adelgazar de forma rápida, sana y sin estrés.