Salud

Las 7 causas más comunes de las náuseas frecuentes

Hay muchas circunstancias que pueden provocar náuseas, como el estrés, la ansiedad, las infecciones o el malestar por movimiento, entre otras. Las náuseas ocasionales y temporales también son comunes, pero generalmente no son preocupantes. Las náuseas son una sensación que hace que una persona tenga ganas de vomitar.

A veces las personas con náuseas vomitan, pero no siempre. En este artículo, exploramos los factores que desencadenan las náuseas, incluyendo una lista de 12 causas comunes.

¿Cuáles son las causas de las náuseas?

Hay muchos desencadenantes de las náuseas. Algunas causas comunes son: el estrés o la ansiedad, la gripe o un norovirus (gripe estomacal) trastornos gastrointestinales como el síndrome del intestino irritable (SII) ciertos medicamentos, como los anticonceptivos hormonales o los betabloqueantes, problemas con el oído interno, como laberintitis o neuritis vestibular, trastornos tiroideos.

A continuación se detallan algunas de las causas más comunes de las náuseas.

  1. Efecto secundario de los medicamentos

Las náuseas son un efecto secundario común de muchos medicamentos, incluyendo:

  • Antibióticos
  • Antidepresivos
  • Analgésicos de venta libre como la aspirina o el ibuprofeno
  • ciertos suplementos, como el hierro
  • Opiáceos
  • Quimioterapia

Los medicamentos actúan modificando los procesos químicos del cerebro y del cuerpo. Por ejemplo, neurotransmisores como la serotonina y la dopamina pueden afectar a las náuseas y los vómitos. Así que los medicamentos que actúan sobre estas sustancias químicas pueden empeorar o mejorar estos síntomas.

Las náuseas y los vómitos relacionados con los medicamentos pueden ser constantes o producirse a intervalos aleatorios. Suele comenzar poco después de tomar un nuevo medicamento. Hable con un médico si el medicamento puede causar náuseas.

  1. Trastornos digestivos

Hay una serie de trastornos digestivos que pueden provocar náuseas, como por ejemplo:

  • Gastritis: el ácido o una bacteria llamada H. pylori suelen provocar la inflamación del estómago, lo que puede dar lugar a úlceras estomacales.
  • Gastroparesia: En esta enfermedad, el estómago se vacía mucho más lentamente de lo que debería. Algunos medicamentos o daños en los nervios suelen causarlo, lo que es común en personas con diabetes.
  • Reflujo gastroesofágico: desencadena el reflujo ácido crónico y la indigestión.
  • SII: Provoca calambres de estómago, diarrea o estreñimiento.
  • Enfermedad celíaca: Enfermedad autoinmune que provoca síntomas en respuesta al gluten.
  • Vesícula biliar: debido a los cálculos biliares.
  • Páncreas: una pancreatitis.

Por lo general, las náuseas no son el único síntoma de los trastornos digestivos crónicos. Una persona también puede experimentar:

  • hinchazón abdominal
  • gases o eructos
  • ardor de estómago o indigestión
  • diarrea, estreñimiento o ambos
  • dolor abdominal y calambres
  • reacciones o intolerancia a alimentos o grupos de alimentos específicos

El diagnóstico y el tratamiento de los trastornos digestivos varían en función de la causa. Pueden implicar una combinación de medicamentos, cambios en la dieta o el estilo de vida o, en algunos casos, procedimientos médicos.

  1. Condiciones neurológicas

Hay muchas formas en que los cambios en el cerebro y el sistema nervioso pueden causar náuseas. Los científicos aún no los comprenden del todo. Una de las afecciones neurológicas más comunes que desencadenan las náuseas es la migraña. Se trata de un trastorno que provoca episodios de dolores de cabeza de moderados a graves, así como otros síntomas:

  • sensibilidad a la luz o al sonido
  • Náuseas
  • Vómitos
  • el aura, que son cambios neurológicos que algunas personas experimentan antes de que aparezca el dolor.

Existen varios tratamientos para la migraña. Para los episodios ocasionales o menos graves, las personas pueden considerar que basta con tomar analgésicos de venta libre y evitar los desencadenantes. En el caso de las migrañas graves o frecuentes, la persona puede necesitar medicación preventiva u otras terapias.

  1. Problemas de salud mental: estrés, pánico

La salud mental y la salud digestiva están estrechamente relacionadas. Las personas con trastornos mentales pueden experimentar síntomas digestivos, incluidas las náuseas. Además, el estrés también puede agravar las afecciones digestivas.

Las personas que a menudo se sienten estresadas, ansiosas o con pánico pueden padecer un trastorno de ansiedad. Los síntomas de la ansiedad incluyen:

  • Náuseas
  • latidos rápidos del corazón
  • respiración rápida o superficial
  • sensación de ahogo en la garganta
  • Transpiración
  • Vértigo
  • músculos tensos

La ansiedad grave también puede desencadenar ataques de pánico o, en algunos casos, desmayos. Por ejemplo, las personas que tienen miedo a las agujas o a la sangre pueden experimentar náuseas, mareos y pérdida de conocimiento. Esto se llama síncope vasovagal.

  1. Trastornos de la tiroides

La glándula tiroidea controla las hormonas que regulan el metabolismo del cuerpo. Una glándula tiroidea hiperactiva o hipoactiva puede provocar náuseas. Los síntomas de una tiroides hiperactiva o hipertiroidismo incluyen :

  • Nerviosismo
  • debilidad muscular o flaqueza
  • Irritabilidad
  • intolerancia al calor
  • dificultad para dormir
  • manos temblorosas
  • latidos rápidos del corazón
  • movimientos intestinales frecuentes
  • pérdida de peso y dificultad para ganar peso
  1. Problemas del oído interno

El sistema vestibular reside en el oído interno y ayuda al cuerpo a mantener el sentido del equilibrio y saber dónde se encuentra en relación con su entorno. Los problemas de este sistema pueden provocar mareos o vértigos, que a su vez causan náuseas.

Las condiciones que pueden causar esto incluyen:

  • Mareo por movimiento: Se produce como respuesta a las señales de movimiento contradictorias que se envían al cerebro. Subirse a un coche, a un avión o a un barco suele desencadenar esta situación.
  • Laberintitis: Infección del oído interno que puede producirse como consecuencia de un resfriado o una gripe.
  • Neuritis vestibular: Se produce cuando el nervio del interior del oído interno se inflama.
  • Meniere: Provoca episodios repentinos de vértigo, que pueden ser graves.

El tratamiento de los trastornos del oído interno puede variar en función de la causa y de cada persona. Las personas con una infección de oído pueden descubrir que los síntomas mejoran por sí solos con el tiempo, mientras que los medicamentos de venta libre para el mareo pueden ser suficientes para aliviar el mareo ocasional.

  1. Cambios hormonales

Los cambios en los niveles hormonales, como los causados por el embarazo, los anticonceptivos hormonales o los trastornos endocrinos, también pueden provocar náuseas.

Embarazo

Las náuseas son un síntoma común durante el embarazo. Suele conocerse como náuseas matutinas, aunque pueden producirse en cualquier momento. También puede desarrollarse de forma repentina o gradual. Las mujeres embarazadas pueden experimentar náuseas cuando están cerca de ciertos alimentos u olores, o cuando tienen hambre. En general, las náuseas matutinas suelen mejorar a partir de las 14 semanas.

¿Cómo aliviar las náuseas?

Lo que ayuda a las personas a controlar las náuseas puede variar en función de la causa. Para aliviar las náuseas generales, puedes probar estos consejos:

  • tomando aire fresco
  • comer comidas pequeñas y frecuentes
  • mantenerse hidratado tomando bebidas frías, como agua o zumo
  • beber té de jengibre o menta
  • comer alimentos que contengan jengibre
  • Evite los alimentos picantes, aromáticos o grasos.

Las personas que experimentan náuseas debido al estrés o la ansiedad también pueden encontrar útiles las técnicas de respiración, la relajación o los ejercicios de atención plena.

¿Cuándo hablar con un médico?

Si bien los remedios caseros pueden aliviar la sensación de náuseas, no sustituyen al tratamiento médico en el caso de las personas con enfermedades subyacentes.

Si una persona experimenta con frecuencia náuseas sin una razón clara, puede considerar la posibilidad de hablar con un médico para determinar la causa. Si la causa es psicológica, hablar con un terapeuta puede ayudar.

También puede interesarle leer: Las señales del cuerpo antes de un infarto

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.