Salud

Las 4 mejores vitaminas y 3 suplementos que protegen la salud ocular

Algunas vitaminas son esenciales para mantener una buena salud ocular. Muchos son potentes antioxidantes que protegen los ojos y otras partes del cuerpo del daño oxidativo y la inflamación. Las deficiencias de algunas vitaminas pueden aumentar el riesgo de padecer ciertas afecciones oculares, como las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Las investigaciones sugieren que ciertos suplementos de vitaminas y minerales pueden ayudar a proteger contra estas afecciones o a retrasar su desarrollo. Estas son las cuatro vitaminas esenciales para una buena salud ocular. También hablamos de otros tres nutrientes que son beneficiosos para los ojos.

4 vitaminas que contribuyen a la salud ocular

Las personas que quieran proteger su salud ocular deben intentar incluir en su dieta cantidades adecuadas de las siguientes vitaminas.

  1. Vitaminas B

Un estudio de 2009 sugiere que la suplementación diaria con una combinación de vitaminas B-6, B-9 y B-12 puede reducir el riesgo de DMAE. La DMAE es una enfermedad ocular degenerativa que afecta a la visión. Sin embargo, en este estudio concreto sólo participaron mujeres. Por lo tanto, es necesario seguir investigando para apoyar el uso de las vitaminas B en la prevención de la DMAE en mujeres y hombres.

Un estudio más antiguo examinó la ingesta de nutrientes y la salud ocular en 2.900 personas de entre 49 y 97 años. Los resultados revelaron que una mayor ingesta de proteínas, vitamina A y vitaminas del grupo B (riboflavina, tiamina y niacina) estaba asociada a una menor tasa de cataratas. Un estudio nacional de 2018 en Corea del Sur encontró un vínculo entre la ingesta reducida de vitamina B-3, o niacina, y el glaucoma. En las personas con glaucoma, la acumulación de líquido en el ojo ejerce presión sobre el nervio óptico. Con el tiempo, esta presión puede dañar el nervio y provocar la pérdida de visión.

  1. Vitamina A y beta-caroteno

La vitamina A puede ayudar a una persona a ver en condiciones de poca luz. La vitamina A es esencial para una buena visión. Es un componente de la proteína rodopsina, que permite al ojo ver en condiciones de poca luz. La falta de vitamina A puede provocar ceguera nocturna. La vitamina A también contribuye a la función de la córnea, que es la capa exterior protectora del ojo. Una persona con deficiencia de vitamina A puede encontrar que sus ojos producen muy poca humedad para mantenerse lubricados. El betacaroteno es la principal fuente de vitamina A en la alimentación humana. El betacaroteno es un tipo de pigmento vegetal llamado carotenoide, que se encuentra en muchas frutas y verduras de color. Cuando una persona consume carotenoides, el cuerpo convierte los pigmentos en vitamina A.

  1. Vitamina C

La vitamina C es otro potente antioxidante que ayuda a proteger contra el daño oxidativo. El daño oxidativo es un factor clave en dos de las cataratas más comunes relacionadas con la edad: la cortical y la nuclear. Las cataratas corticales se desarrollan en los bordes del cristalino, mientras que las cataratas nucleares se producen en la profundidad de su centro o «núcleo». Un estudio longitudinal de 2016 analizó diferentes factores que pueden prevenir el desarrollo de cataratas. En el estudio participaron más de 1.000 pares de gemelos. Al principio del estudio, los investigadores midieron las cataratas de los participantes. Luego controlaron la ingesta de vitamina C y otros nutrientes de cada participante durante 10 años. Al final del periodo de estudio, los investigadores volvieron a medir las cataratas de 324 pares de gemelos. Los participantes que declararon consumir más vitamina C mostraron una reducción del 33% en el riesgo de progresión de las cataratas.

  1. Vitamina E

El alfa-tocoferol es una forma de vitamina E que tiene propiedades antioxidantes especialmente potentes. Los antioxidantes ayudan a combatir los radicales libres, que dañan los tejidos del cuerpo. A veces los radicales libres pueden dañar las proteínas del ojo. Este daño puede conducir al desarrollo de áreas nubladas llamadas cataratas en el cristalino del ojo. Una revisión de 2014 analizó los estudios que relacionan la vitamina E con la prevención de las cataratas. Algunas de estas investigaciones descubrieron que la claridad del cristalino era mejor en las personas que tomaban suplementos de vitamina E. Sin embargo, los autores señalan que un estudio separado demostró que los suplementos de vitamina E no tenían ningún efecto sobre la progresión de las cataratas. Concluyen que es necesario seguir investigando para determinar la eficacia de los suplementos de vitamina E en la prevención y ralentización del desarrollo de las cataratas.

Otros 3 nutrientes para la salud ocular

Las investigaciones sugieren que los siguientes nutrientes también son beneficiosos para los ojos.

  1. Zinc

El zinc es un mineral que ayuda a mantener la salud de la retina, las membranas celulares y la estructura proteica del ojo. El zinc permite que la vitamina A pase del hígado a la retina para producir melanina. La melanina es un pigmento que protege los ojos de la luz ultravioleta (UV). Los suplementos de zinc pueden ayudar a las personas con DMAE o con riesgo de padecerla. Tomar entre 40 y 80 mg de zinc al día, además de algunos antioxidantes, podría frenar la progresión de la DMAE avanzada en un 25%. También podría reducir la pérdida de agudeza visual en un 19%.

  1. Luteína y zeaxantina

La luteína y la zeaxantina son carotenoides que se encuentran en grandes cantidades en las verduras de hoja verde. También están presentes en el cristalino y la retina del ojo. Como antioxidantes, la luteína y la zeaxantina pueden ayudar a reducir el daño oxidativo en la retina. Algunas investigaciones sugieren que tomar unos 6 miligramos (mg) al día de luteína y zeaxantina puede reducir el riesgo de desarrollar DMAE.

  1. Ácidos grasos omega-3

Puede ayudar a proteger su retina consumiendo omega-3. La retina del ojo contiene una concentración especialmente alta de ácidos grasos omega-3 (omega-3). Estos ácidos grasos ayudan a proteger la retina de los daños y la degeneración. En concreto, los omega-3 reducen la acumulación de depósitos de grasa en los vasos sanguíneos, incluidos los que suministran sangre a la retina. Algunos científicos creen que los depósitos de grasa en estos vasos sanguíneos pueden contribuir a la DMAE.

Además, un pequeño conjunto de investigaciones sugiere que el aumento de la ingesta de omega-3 puede reducir el riesgo del síndrome del ojo seco. Una persona con síndrome de ojo seco no produce suficientes lágrimas para mantener los ojos lubricados. Sin embargo, la investigación en este ámbito es limitada y se necesitan más estudios para respaldar esta afirmación.

Algunas vitaminas y nutrientes son esenciales para mantener una buena salud ocular. Algunos pueden incluso ayudar a prevenir la aparición o la progresión de ciertas enfermedades oculares. Una dieta equilibrada y saludable proporciona la gama necesaria de nutrientes. La dieta debe incluir cereales integrales, legumbres y muchas frutas y verduras de colores.

También puede interesarle: Por qué se resecan los ojos en invierno, cómo tratarlos

Publicidad