La vitamina D por sí sola no es suficiente para prevenir las fracturas óseas

Este es el resultado de una investigación publicada en Jama Network Open que habría mostrado cómo sólo la combinación de calcio y vitamina D puede ayudar a las personas mayores a prevenir el riesgo de fracturas óseas, pero la vitamina D por sí sola no puede ser un apoyo válido.

No existen pruebas de que la suplementación con vitamina D pueda ser efectiva.

Muchas investigaciones previas han encontrado que los adultos mayores con niveles más altos de vitamina D en la sangre eran menos propensos a sufrir fracturas de cadera u otras fracturas. Pero no hay evidencia científicamente sólida de que la complementación con vitamina D pueda reducir el riesgo. Por el contrario, los estudios que han probado una combinación de calcio y vitamina D han mostrado modestos efectos protectores.

Lo que piensan los expertos

«El tratamiento combinado con calcio y vitamina D redujo el riesgo de fractura de cadera en una sexta parte y fue más beneficioso que la toma de dosis estándar de vitamina D por sí sola» fue la declaración del investigador principal, el Dr. Robert Clarke, Profesor de Epidemiología y Medicina de Salud Pública de la Universidad de Oxford en Inglaterra. Algunos estudios que se están llevando a cabo actualmente están probando altas dosis de vitamina D en sujetos con mayor riesgo de fracturas óseas.

El calcio es esencial para mantener los huesos sanos.

Se estima, como leemos en la página web de Medicalxpress, que después de los 50 años, la mitad de las mujeres y un cuarto de los hombres se rompen un hueso debido a la osteoporosis. El calcio es esencial para construir y mantener huesos fuertes, mientras que la vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio y apoya la función muscular necesaria para prevenir caídas. Pero no tiene relevancia en la prevención de fracturas en personas con osteoporosis.

Para ayudar a preservar la masa ósea y mantener los músculos fuertes, las personas necesitan hacer ejercicio con regularidad. Trotar, bailar o cualquier otra actividad que implique al cuerpo, como la natación o el gimnasio, puede ayudar a mantener la densidad ósea.