La Vida laboral y la Vida privada: cómo encontrar el equilibrio

Cuando la vida laboral y su vida privada está desequilibrada, su nivel de estrés puede dispararse. Aquí hay algunas estrategias prácticas para restaurar la armonía.

Hubo un tiempo en que los límites entre el trabajo y el hogar eran bastante claros. Sin embargo, hoy en día, el trabajo es probable que invada su vida personal. Mantener el equilibrio entre la vida laboral y la vida privada no es una tarea fácil.

Esto es especialmente cierto si te preocupa perder tu trabajo debido a reestructuraciones, despidos u otros factores. La tecnología que proporciona un vínculo constante con el trabajo puede consumir el tiempo que se pasa en casa. El equilibrio entre el trabajo y la vida privada puede ser especialmente difícil para los padres de niños pequeños.

Sin embargo, el equilibrio entre trabajo y vida privada no está fuera de su alcance.

Empieza por evaluar tu relación en el trabajo. Luego aplica estrategias específicas para ayudarte a encontrar un equilibrio más saludable.

¿Está casada con su trabajo? Considere el costo

Puede ser tentador acumular horas de trabajo. Especialmente si estás tratando de conseguir un ascenso, manejar una gran carga de trabajo, o simplemente tratando de mantener tu cabeza fuera del agua. Pero si pasas la mayor parte del tiempo trabajando, tu vida personal sufrirá.

Considere las consecuencias de un mal equilibrio entre el trabajo y la vida privada:

Fatiga

Cuando estás cansado, tu capacidad de trabajar productivamente y pensar con claridad puede sufrir. Esto puede dañar su reputación profesional o conducir a errores peligrosos o costosos.

Mala salud

El estrés se asocia con efectos adversos en el sistema inmunológico y puede agravar los síntomas que se sienten debido a cualquier condición médica. El estrés también lo pone en riesgo de abuso de sustancias.

Perder el tiempo con los amigos y la familia

Si trabajas demasiado, puedes perderte eventos importantes o hitos de tu vida familiar. Esto puede hacer que te sientas excluido y dañar las relaciones con tus allegados. También es difícil mantener las amistades si trabajas todo el tiempo.

Aumento de las expectativas

Si trabaja regularmente horas extras, se le puede dar más responsabilidad. Esto podría dar lugar a preocupaciones y desafíos adicionales.

Encontrar un mejor equilibrio entre la vida laboral y la vida privada

Mientras trabajes, hacer malabares con las demandas de la carrera y la vida personal es un reto continuo. Pero si puedes aprender a poner límites y a cuidarte, puedes encontrar el equilibrio trabajo/vida que mejor te convenga.

Estableciendo límites

No puedes fabricar tiempo. Si no establece límites, el trabajo u otras obligaciones pueden robarle tiempo para las actividades y relaciones que disfruta.

Piensa en estas ideas:

Gestiona tu tiempo

Corta o delega actividades que no te gustan o que no puedes manejar. O comparta sus preocupaciones y posibles soluciones con su empleador u otros.

Organizar las tareas domésticas de manera eficiente, como hacer recados en lotes o lavar la ropa todos los días. No guardes toda la ropa para tu día libre. Haz lo que hay que hacer y deja el resto de tu tiempo libre.

Haz una lista

Anote los eventos familiares en un calendario semanal y mantenga una lista de las tareas diarias para hacer en casa y en el trabajo. Tener un plan te ayuda a mantenerte concentrado. Si no tienes un plan, es fácil quedar atrapado en los planes y prioridades de otras personas.

Aprende a decir que no

Ya sea que un colega le pida que dirija un proyecto extra o que el maestro de su hijo le pida que organice una fiesta en la clase, recuerde que está bien decir no con respeto. Cuando deje de aceptar tareas por culpa o por un falso sentido de la obligación, tendrá más tiempo para actividades que tengan sentido para usted.

No lleve el trabajo a la casa

Con una tecnología que le permite conectarse con cualquiera, en cualquier momento y desde prácticamente cualquier lugar, puede que no haya límite entre el trabajo y el hogar. A menos que lo crees. Tome una decisión consciente de separar el tiempo de trabajo del tiempo personal.

Reducir el acceso al correo electrónico.

No revises el correo electrónico más de tres veces al día, a última hora de la mañana, a primera hora de la tarde y a última hora de la noche. Si accede a su correo electrónico por la mañana, tiende a centrarse en los problemas de otras personas y a responder a ellos, en lugar de ser proactivo a la hora de abordar sus propias necesidades.

Aproveche sus opciones

Pregunte a su empleador sobre el horario flexible, las semanas de trabajo comprimido, el trabajo compartido, el teletrabajo u otras opciones de trabajo flexible. Cuanto más control tenga sobre su horario, menos probable es que esté estresado.

Intenta acortar tus compromisos y minimizar las interrupciones.

La mayoría de la gente puede mantener un nivel máximo de concentración hasta 90 minutos. Después de eso, la capacidad de retener información disminuye significativamente. Cuando se le interrumpe durante una tarea, necesita doblar o triplicar la duración de la interrupción para recuperar la plena concentración en su tarea.

Cuidando de ti mismo

Un estilo de vida saludable es esencial para hacer frente al estrés y encontrar un equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Intenta hacerlo:

Come sano.

La dieta mediterránea hace hincapié en las frutas y verduras frescas y en las proteínas magras. Mejora la capacidad de retener el conocimiento, así como la resistencia y el bienestar.

Duerme lo suficiente

La falta de sueño aumenta el estrés. También es importante evitar el uso de aparatos electrónicos personales justo antes de acostarse. La luz azul emitida por estos dispositivos disminuye el nivel de melatonina, la hormona asociada al sueño.

Deje tiempo para divertirse y relajarse.

Dedica un tiempo cada día a una actividad que te guste, como el yoga o la lectura. Mejor aún, descubre actividades que puedes hacer con tu pareja, familia o amigos, tales como senderismo, baile o clases de cocina.

Voluntario

Es importante no sobrecargarse de trabajo. Pero las investigaciones indican que el voluntariado puede contribuir a un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida privada. El voluntariado selectivo puede reducir su nivel de agotamiento y estrés y mejorar su bienestar emocional y social.

Fortalecer su sistema de apoyo

En el trabajo, únete a los colegas que pueden reemplazarte en caso de conflictos familiares. En casa, pídele a tus amigos de confianza y a tu familia que te ayuden con el cuidado de los niños cuando tengas que trabajar horas extras o viajar.

Saber cuándo buscar ayuda profesional

Todo el mundo necesita ayuda de vez en cuando. Si tu vida parece demasiado caótica para manejarla y te preocupa, habla con un profesional. Si su empleador tiene un programa de asistencia al empleado, aproveche los servicios disponibles.

Recuerda que el equilibrio entre trabajo y vida privada no es una solución única. Equilibrar el trabajo y la vida es un proceso continuo a medida que tu familia, tus intereses y tu vida laboral cambian. Revise periódicamente sus prioridades y haga cambios, si es necesario, para asegurar que se mantenga en el camino correcto.

También te puede interesar leer: Manejar el estrés puede ayudar a prevenir el cáncer