A la hora de perder peso lo primero que pensamos es en reducir la cantidad de alimento que comemos o las calorías que consumimos. Por lo tanto, esta restricción calórica excesiva parece algo lógico; sin embargo, comer muy poco puede tener el efecto contrario y además causar otros problemas de salud. A continuación explicamos por qué.

¿Por qué es contraproducente restringir calorías en exceso?

Cada persona tiene un número mínimo de calorías que debe consumir para mantenerse con vida. Este gasto energético básico se llama metabolismo basal, y la restricción calórica excesiva conduce a una reducción del mismo. El cuerpo entonces empieza a luchar por preservar las funciones básicas y hacer lo que puede para sobrevivir.

Por lo tanto, si no tomamos las calorías necesarias para mantenernos sanos, nuestro metabolismo va a volverse más lento, se pierde masa muscular, densidad  ósea y nuestra fertilidad puede afectarse negativamente debido a un desbalance hormonal.

La restricción calórica excesiva, en particular cuando se combina con actividad física intensiva, puede también bajar nuestras defensas y dejarnos vulnerables a infecciones y enfermedades.

 5 Señales de que no estás comiendo suficiente

  • Insomnio

La inhabilidad para conciliar el sueño es una consecuencia común de la restricción calórica excesiva.

  • Obsesión con la comida

Comer muy poco de forma constante puede llevarnos a desarrollar una obsesión constante con los alimentos, a pensar en todo momento en nuestra próxima comida, a ver programas de cocina, fotos y menús de restaurantes a toda hora.

  • Estreñimiento

La falta de una adecuada alimentación puede ocasionar que la comida se mueva más lentamente por el tracto digestivo.

  • Cansancio crónico

Pasar demasiadas horas seguidas sin comer puede bajar demasiado los niveles de azúcar en la sangre, lo que causa cansancio, fatiga y cambios bruscos de humor.

  • El peso se estanca o aumenta

Esto puede ocurrir porque no estamos proporcionándole al cuerpo suficientes nutrientes y energía, causando que el metabolismo se ralentice y que  se quemen menos calorías

Replantea tus estrategias para alcanzar tu peso ideal

Las necesidades calóricas varían muchísimo de persona a persona porque dependen del peso, la edad, el sexo y la actividad física.

Entonces, lo primero que debemos hacer es calcular nuestro metabolismo basal, o el gasto energético que nuestro cuerpo necesita. A partir de ahí podemos determinar las calorías que necesitamos para mantener nuestro peso actual y las que debemos consumir para perder esos kilos de más de forma saludable.

Cabe mencionar también que es importante enfocarnos en otras metas sostenibles a largo plazo, tales como: cumplir con una rutina de ejercicio, crear buenos hábitos de sueño y consumir más frutas y vegetales a diario.

También te puede interesar leer: Calorías negativas: una nueva estrategia de alimentación para perder peso