La pulmonaria: todo lo que necesitas saber sobre esta planta

pulmonaria

La pulmonaria o pulmonaria officinalis proporciona privilegios terapéuticos extraordinarios especialmente para el tratamiento de patologías pulmonares. Esta planta de Europa (Suiza y Francia) es un miembro de la familia Boraginaceae. Sus otros nombres son: salvia de Belén, cuco azul, hierba tac, hierba corazón o hierba de Notre-Dame. Llamado lungenkraut en alemán y lungwort en inglés, este remedio natural contiene saponinas, minerales y ácido clorogénico. Es una hierba vulnerable, diurética, sudorífica, astringente y hemostática que trata enfermedades. También contiene varios componentes eficaces como flavonoides, mucílago, sílice y alcaloides y taninos. Descubriremos más abajo todo lo que puede ofrecernos en términos de salud y arte culinario.

Todas las soluciones terapéuticas que ofrece esta planta

Esta hierba silvestre es una mejor solución para los problemas respiratorios, especialmente:

  • tuberculosis pulmonar,
  • la tos,
  • el escupir de la sangre,
  • inflamación de la garganta,
  • faringitis,
  • la gripe,
  • y la bronquitis.

Trata enfermedades digestivas como hemorroides, diarrea y disentería. También se usa para tratar cálculos renales, estranguria, anemia de la vejiga y trastornos de la micción. La alantoína es otra sustancia química que se encuentra en los pulmones. Este compuesto ayuda a proteger la piel y facilita la curación.

Ciertamente, el consumo regular de esta hierba puede mejorar eficazmente el sistema bronquial.

Todos los formularios disponibles

En el uso fitoterapéutico, se puede acceder a diferentes formas. En efecto, después de la transformación de las partes aéreas, el pulmón se vende bajo varias apariencias: hojas secas o deshidratadas, polvos triturados o mezclados, tiritas, extractos de cápsulas o comprimidos y tinturas.

Para los tés de hierbas, tienes la opción de comprarlos en las farmacias o cosechar las hojas frescas directamente.

Dosis y posibles usos de la pulmonaria

También se utiliza en:

  • Infusión, poner una cucharada de mezcla de flores y hojas en agua hirviendo (250 ml), esperar diez minutos y beber tres tazas al día. Si no te gusta el sabor, puedes añadir unas gotas de miel.
  • Decocción para curar las heridas de la piel. Esta preparación debe aplicarse directamente a la zona afectada.

En el uso alimentario, los brotes u hojas jóvenes pueden prepararse como una ensalada (cruda).

Todo a lo que tienes que prestar atención cuando usas el pulmón

Esta planta comestible no es tóxica y no causa ningún peligro. Sin embargo, no es recomendable si está tomando anticoagulantes o si sufre de anemia. Las mujeres (embarazadas o en período de lactancia) tampoco deben utilizarlo. Si no se toma una determinada dosis, pueden aparecer genes como calambres estomacales, forúnculos o riesgo de vómitos. Por lo tanto, siempre es mejor consultar a un profesional.

También te puede interesar leer: Seis súper alimentos de los que tal vez nunca hayas oído hablar.