La meditación cambia el cerebro y cambia tu vida. Medita en cuarentena

Depresión, ansiedad, insomnio, dolor crónico, etc., la meditación parece estar adornada con mil virtudes. Aturdida por todas estas afirmaciones, la investigadora Sara Lazar, de la Universidad Médica de Harvard, quiso averiguarlo con seguridad y ha realizado amplios estudios para medir los efectos reales de esta práctica en el cerebro y en el estado general de salud. Los resultados son más que concluyentes.

Sara Lazar, neurocientífica del Hospital General de Massachusetts y de la Facultad de Medicina de Harvard, fue una de las primeras científicas en tomar en serio las afirmaciones anecdóticas sobre los beneficios de la meditación mindfulness y en realizar estudios, incluyendo resonancias magnéticas del cerebro, para separar lo real de lo falso. Lo que encontró fue una verdadera sorpresa, ya que la meditación literalmente cambia tu cerebro.
El primer estudio del Dr. Laza examinó a meditadores experimentados contra un grupo de control.

El estudio demostró que los meditadores experimentados tienen una mayor cantidad de materia gris en la ínsula (la parte del cerebro asociada a los procesos de dolor, así como a muchas emociones básicas como la ira, el miedo, el asco, la alegría o la tristeza), las regiones sensoriales y la corteza auditiva y sensorial. Esto podría explicarse por la propia práctica de la meditación, que nos empuja a prestar atención a la respiración, los sonidos y la experiencia del momento presente. Los sentidos que se solicitan, las partes del cerebro relacionadas con estas funciones son así mejoradas.

Tanta materia gris a los 50 como a los 25

También se encontró más materia gris en la corteza frontal (parte asociada con la memoria y la toma de decisiones). Está bien documentado que nuestro córtex se encoge a medida que envejecemos. A medida que envejecemos, se hace más difícil entender y recordar las cosas. Pero en esta región de la corteza prefrontal, los meditadores de 50 años tenían la misma cantidad de materia gris que los de 20 años.

Queriendo asegurarse de que las personas con más materia gris al final de este estudio simplemente no tuvieran más antes de empezar a meditar, el Dr. Lazar emprendió una nueva investigación.

5 partes del cerebro que cambian en sólo ocho semanas con la meditación

Seleccionó a personas que nunca habían meditado antes y estableció un programa de reducción de estrés por meditación de ocho semanas contra otro grupo que no hacía nada especial.

Al final de este programa, encontró diferencias en el volumen cerebral en cinco regiones cerebrales diferentes en el grupo de meditación. En el grupo que aprendió a meditar, hubo un engrosamiento en cuatro regiones del cerebro y una disminución de volumen en una región en particular:

1. La principal diferencia, se encontró en el cíngulo posterior (un área en la parte posterior de la corteza), que participa en la concentración y la autoconciencia.

2. El hipocampo izquierdo, que ayuda al aprendizaje, la cognición, la regulación emocional, el recuerdo y la orientación espacial.

3. La unión temporo-parietal, o TPJ, asociada con dar un paso atrás, la empatía y la compasión.

4. Una región del tronco cerebral llamada: el puente, donde se producen muchos neurotransmisores. Dentro del sistema nervioso central, el puente desempeña un papel importante en las habilidades motoras, en particular por su posición como relé entre el cerebro y el cerebelo, pero también contribuye a la sensibilidad facial y a las funciones autonómicas.

5. La amígdala, la parte del cerebro relacionada con la ansiedad, el miedo y el estrés en general. Esta área disminuyó en el grupo que siguió el programa de reducción de estrés basado en la atención. El cambio en la amígdala también se correlacionó con una reducción de los niveles de estrés.

Estos datos muestran cambios en el cerebro después de sólo ocho semanas.

Como parte de un programa de reducción de estrés basado en la meditación, los sujetos asistieron a una clase semanal. Se les dio la meditación «mindfulness» y se les dijo que practicaran 40 minutos al día en casa. Es todo lo que se les dijo que hicieran durante 40 minutos al día en casa.

De hecho, algunas personas practicaron 40 minutos casi todos los días. Algunas personas practicaron menos. Algunos sólo unas pocas veces a la semana. El promedio era de 27 minutos al día.

La depresión, la ansiedad, el insomnio, el dolor, la adicción, la meditación tiene la respuesta.

Otros estudios anteriores ya han demostrado los beneficios reales de esa práctica en la calidad de vida y las patologías y síntomas relacionados con el malestar. Disminución del estrés, disminución de la depresión, la ansiedad, el dolor y el insomnio, mejor calidad de vida, la meditación es una palanca real y simple para vivir mejor, naturalmente.

Un gran número de investigaciones ha establecido la eficacia de la meditación para reducir los síntomas de una serie de trastornos, entre ellos la ansiedad (Roemer et al., 2008), la depresión (Teasdale et al., 2000), el abuso de sustancias (Bowen et al., 2006), los trastornos de la alimentación (Tapper et al., 2009) y el dolor crónico (Grossman et al., 2007), así como para mejorar el bienestar y la calidad de vida (Carmody y Baer, 2008). La meditación implica desarrollar la conciencia de la experiencia del momento presente con una actitud compasiva y sin juicios (Kabat-Zinn, 1990).

 

Fuentes:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1361002/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3004979/