Nutrición

¿La mantequilla es buena o mala para el colesterol?

La mantequilla contiene grasas saturadas y trans, que pueden aumentar el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL), o colesterol malo. La mayor parte de la grasa saturada de nuestra dieta procede de productos animales, como la carne roja, los huevos y los productos lácteos. Todos estos alimentos también contienen colesterol.

Muchas personas piensan que comer mucho colesterol aumenta directamente el nivel de colesterol en la sangre. Sin embargo, hay pocas pruebas de la relación entre el colesterol alimentario y los niveles de colesterol en sangre. Aquí se explica la relación entre la mantequilla y los niveles de colesterol en sangre, algunos sustitutos de la mantequilla y cómo reducir el colesterol.

¿Cómo afecta la mantequilla a los niveles de colesterol?

Una cucharada de mantequilla sin sal contiene 31 miligramos (mg) de colesterol y 7,2 gramos (g) de grasa saturada.

Para cualquier persona que desee reducir sus niveles de colesterol LDL, lo mejor es no consumir más del 5-6% de su ingesta total de calorías como grasa saturada. En una dieta de 2.000 calorías, esto equivale a 11-13g de grasa saturada al día. Por lo tanto, dos cucharadas de mantequilla aportan más grasas saturadas de las que la mayoría de las personas deberían consumir a diario.

Comer mucha grasa saturada puede aumentar el nivel de colesterol LDL de una persona. Dado que la mantequilla contiene muchas grasas saturadas, las personas con colesterol alto deben tener cuidado con la cantidad que comen al día. Sin embargo, los estudios sugieren que las personas deben centrarse en mantener una relación favorable entre los niveles de LDL y de lipoproteínas de alta densidad (HDL). Los autores afirman que puede no haber una relación fuerte entre la ingesta de grasas saturadas de una persona y su riesgo de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular.

A pesar de esto, cualquier persona con colesterol alto debería vigilar su consumo de mantequilla. Y sustituirla por alternativas de grasas saludables como el aguacate y el aceite de oliva.

Síntomas y riesgos del colesterol alto

El colesterol alto no siempre produce síntomas visibles. Por ello, algunas personas pueden necesitar un análisis de sangre para comprobar sus niveles de colesterol sérico. Es esencial controlar el colesterol en la sangre porque los niveles altos pueden provocar una enfermedad llamada aterosclerosis.

La aterosclerosis puede causar los siguientes problemas:

  • endurecimiento de las arterias
  • dolor en el pecho
  • ataque al corazón
  • Accidente cerebrovascular
  • enfermedad arterial periférica
  • enfermedad renal

Cómo reducir el colesterol

Aunque muchas personas recurren a la medicación tras el diagnóstico de colesterol alto, los siguientes cambios en el estilo de vida también pueden ayudar:

  • comer muchos alimentos saludables para el corazón, como cereales integrales fibrosos, grasas saludables y alimentos ricos en ácidos grasos omega-3
  • limitar el consumo de aceites parcialmente hidrogenados, alimentos fritos y alimentos que contienen ácidos grasos trans
  • comer mucha fruta y verdura
  • sustituir las carnes grasas por carnes magras, como el pavo, el pollo y el pescado
  • Incluya en su dieta fuentes vegetales ricas en fibra y proteínas, como las lentejas y las alubias.
  • Hacer ejercicio durante al menos 30 minutos cada día
  • limitar el consumo de alcohol
  • dejar de fumar
  • esforzarse por mantener un peso saludable.

Mantequilla y alternativas

Los aceites ricos en grasas insaturadas pero bajos en grasas saturadas y trans son alternativas cardiosaludables a la mantequilla. Entre ellos se encuentran los aceites de aguacate, oliva y girasol.

Algunas personas utilizan margarina en lugar de mantequilla, pero existen pruebas contradictorias sobre esta sustitución. La margarina utiliza aceite vegetal, por lo que suele contener menos grasas saturadas que la mantequilla, que contiene grasa animal. Sin embargo, la margarina sólida también puede contener grasas saturadas y trans, por lo que es mejor comprobar las etiquetas nutricionales.

Si una persona tiene el colesterol alto, puede utilizar las pastas de estanol o esterol, que pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol.

Mirar la información nutricional de los envases de los alimentos también puede ayudar a tomar decisiones saludables. El objetivo es limitar al máximo la ingesta de grasas saturadas y trans.

Algunas personas con colesterol alto pueden necesitar medicación, pero los médicos suelen recomendar siempre estos cambios dietéticos adicionales como primera medida:

  • cocinar con aceites saludables, como el de oliva, aguacate o girasol
  • utilizar yogur en lugar de mantequilla, nata o crema agria

Con o sin mantequilla: lo que debe saber

Investigaciones recientes contradicen la creencia inicial de que el colesterol de la dieta influye mucho en el colesterol sanguíneo. Sin embargo, es esencial tener cuidado con las grasas saturadas y trans, ya que pueden contribuir a un aumento del colesterol en sangre. Las personas con el colesterol alto pueden tener un mayor riesgo de padecer ciertas afecciones y enfermedades como la aterosclerosis, el ictus y el infarto de miocardio. La mantequilla tiene muchas calorías y grasas, por lo que debe consumirse con moderación o sustituirse por grasas insaturadas saludables. Comer mucha mantequilla puede contribuir al aumento de peso y puede desempeñar un papel en el aumento de los niveles de colesterol LDL. La mantequilla puede seguir disfrutándose con moderación como parte de una dieta saludable, a menos que su médico le aconseje lo contrario.

También puede interesarle: La diabetes: consejos para controlar la glucosa en la sangre