La luz azul : Tus lámparas y aparatos no te dejan dormir

luz azul

Conciliar el sueño es parte importante de nuestro funcionamiento diario y bienestar general. Sin embargo, aunque no lo sepas, la luz de tus aparatos y bombillos tiene diferentes espectros de colores que pueden estar afectando tu sueño, en esta publicación te contamos por qué.

Espectro azul de la luz

Como sabes, nuestros ojos registran y reaccionan a las longitudes de onda que emite la luz, la cual se manifiesta en colores. De hecho, tenemos unas 30 mil células que responden al espectro azul (460 nanómetros) y envían una señal al núcleo supraquiasmático. El mensaje recibido inhibe la producción de melatonina, responsable de inducir el sueño.

Aunque esto se sabe desde hace años, la proliferación de pantallas, lámparas led y dispositivos demuestra la poca relevancia que las empresas y consumidores le han dado a este estudio. En experimentos con ratones, la exposición nocturna a la luz azul aumenta los niveles de corticosterona, lo cual genera mayor excitación y un estado de vigilia.

Cómo afecta al sueño

Muchos investigadores afirman que la calidad del sueño ha empeorado en los últimos 50 años. En parte porque estamos más expuestos a smartphones, ereaders, pantallas led y otros aparatos más brillantes que la luz normal. Esto afecta el ritmo circadiano, retrasando el sueño y deteriorando el estado de vigilia al día siguiente.

Asimismo, la desestabilización de estos relojes internos aumenta la probabilidad de sufrir otras enfermedades. Si duermes mal, podrías sufrir cambios en el estado ánimo, cansancio, ansiedad o depresión. Cuando hay trastornos graves o a largo plazo, el cáncer, diabetes tipo II, obesidad y ataques al corazón son más probables.

Otras consecuencias

Otros estudios indican que la exposición a la luz azul incide sobre la aparición de cataratas y ceguera a medida que envejecemos. Aunque la correlación del daño macular también está asociada con dónde se vive y la edad que se tiene. Así, quienes residen en zonas más cercanas al ecuador, padecen de estas condiciones 5 o 10 años antes.

Por otro lado, las luces hogareñas modernas tienen un mayor impacto en el sueño que los aparatos que usamos habitualmente. La exposición a la luz azul en nuestras habitaciones o espacios antes de acostarnos, suprime la producción de melatonina en la mayoría de las personas (99%). Esto disminuye la circulación de esta hormona por 90 min.

Es curioso pensar que los focos incandescentes no son tan perjudiciales desde el punto de vista biológico. Si no quieres usar leds, puedes optar por otros productos amigables con el ambiente y los seres humanos, así podrás evitar repercusiones en tu bienestar general.