Nutrición

La leche es mejor evitarla

Tomar leche en la edad adulta es una adaptación genética reciente en la evolución que sólo una minoría de humanos posee. Sin embargo, según estudios recientes, esta tolerancia a la lactosa aportaría pocos beneficios significativos, ya que el consumo de leche no reduce el riesgo de fracturas e incluso puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata.

La leche contiene lactosa, un azúcar formado por el ensamblaje de una molécula de glucosa y otra de galactosa. Para los niños pequeños, la presencia de esta lactosa no supone ningún problema, ya que producen una enzima (lactasa) que descompone este azúcar y permite su absorción por el intestino.

Sin embargo, a medida que envejecemos, muchas personas dejan de producir esta lactasa y la lactosa no digerida es entonces fermentada por las bacterias intestinales, lo que puede causar muchas molestias (hinchazón, flatulencia, diarrea).

El 65% de la población mundial no puede digerir la leche

La intolerancia a la lactosa es mucho más común de lo que se piensa: ¡se calcula que el 65% de la población mundial es incapaz de digerir la leche a partir de los siete u ocho años! Desde el punto de vista biológico, la leche es, por tanto, un alimento destinado principalmente a los niños, que sólo una minoría de adultos puede consumir regularmente.

Sin embargo, en las regiones septentrionales del mundo, la proporción de adultos que digieren la leche es mucho mayor (alrededor del 80% en Canadá). Ello se debe a que la mayoría de los norteños son descendientes directos de los pueblos europeos que criaron ganado por primera vez.

Al principio, todos estos agricultores eran intolerantes a la lactosa y sólo podían consumir leche en forma fermentada (durante la transformación bacteriana de la leche en yogur, queso o kéfir, el contenido de lactosa de la leche se reduce considerablemente). Sin embargo, hace unos 7.500 años, apareció en esta población una mutación genética que permitía la producción sostenida de lactasa en la edad adulta y les permitía beber directamente la leche. En una época en la que encontrar suficiente comida era un reto para la supervivencia, el impacto de esta mutación fue extraordinario y rápidamente pasó a formar parte de la composición genética de la población europea y posteriormente de la norteamericana.

La tolerancia a la lactosa es, por tanto, un raro ejemplo de selección impulsada no por la biología, sino por el comportamiento humano, y es, por tanto, muy reciente en comparación con los cientos de millones de años de evolución que han moldeado y seleccionado el resto de nuestros genes.

Mayor riesgo de fractura y muerte prematura

A diferencia del queso y el yogur, la leche cruda se contamina rápidamente y siempre se ha asociado a muchas enfermedades graves, como la tuberculosis. Sólo después de la introducción de la pasteurización, a finales del siglo XIX, el consumo de leche despegó realmente y se convirtió en un pilar de la dieta occidental. En Europa, por ejemplo, las guías alimentarias recomiendan que los adultos consuman de dos a tres raciones de leche y alternativas al día, lo que corresponde a 750 ml de leche.

La razón más común que se aduce para beber leche es su rico contenido en calcio: como este mineral da fuerza y resistencia a los huesos, se propone que beber mucha leche podría mejorar la salud de los huesos y prevenir la osteoporosis y las fracturas. Sin embargo, los estudios han demostrado que las mujeres norteamericanas que beben leche y consumen casi 1.000 mg de calcio al día tienen 10 veces más probabilidades de sufrir fracturas de cadera que las mujeres asiáticas que no beben leche en absoluto.

Estas observaciones se confirman recientemente con un estudio a gran escala realizado con 100.000 hombres y mujeres, que ha demostrado que la cantidad de leche consumida durante la adolescencia no influye en el riesgo de fractura en la edad adulta.  Otro estudio incluso informó de que beber de dos a tres vasos de leche al día en la edad adulta aumentaba el riesgo de fracturas en las mujeres y también se asociaba a un mayor riesgo de muerte prematura.

Aumento del riesgo de ciertos cánceres: próstata, pulmón, mama, ovario

Un análisis riguroso de 32 estudios sobre el impacto de la leche en el riesgo de cáncer de próstata indica que los hombres que consumen mucha leche (400 g al día) tienen un 7% más de riesgo de desarrollar cáncer de próstata, probablemente debido a un aumento del nivel en sangre de un factor de crecimiento (IGF-1).

La asociación entre el consumo de leche y el riesgo de cáncer también queda sugerida por la observación de que las personas con intolerancia a la lactosa, que no beben leche, tienen una probabilidad significativamente menor de padecer ciertos tipos de cáncer (pulmón, mama, ovario) que las que la consumen regularmente.

Estas observaciones sugieren que el consumo de leche en la edad adulta no es esencial para la buena salud e incluso puede tener algunos efectos adversos cuando se consume en exceso. Esto no es muy sorprendente si se tiene en cuenta que dos tercios de la población mundial no consumen nunca leche debido a la intolerancia a la lactosa, y ello sin ningún impacto negativo en su salud. Una dieta rica en plantas y baja en carne roja, combinada con una actividad física regular, sigue siendo la clave para mantener los huesos fuertes y robustos a medida que envejecemos.

También puede leer: ¡Hay que comer nueces para no engordar!

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.