La gota incrementa el doble de riesgo de sufrir infarto

Un estudio publicado en septiembre de 2013 en la revista británica Rheumatology demostró que la gota duplica el riesgo de infarto de miocardio y de accidente cerebrovascular. Esta investigación rastreó el estado de salud de más de 205.000 pacientes usando datos que abarcan cinco décadas.

El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Oxford. Los investigadores utilizaron datos del NHS (Sistema Nacional de Salud) inglés y de la Oficina de Estadísticas Nacionales. Se utilizaron dos grupos de pacientes con gota para vigilar su estado de salud y determinar la relación con el ataque cardíaco y el derrame cerebral en Inglaterra.

La gota es una enfermedad inflamatoria de las articulaciones causada por el aumento de los niveles de ácido úrico en la sangre. El exceso de ácido úrico hace que se formen cristales en las articulaciones que causan dolor e hinchazón severa.

Los resultados demuestran que los pacientes con esta condición tienen doble de probabilidades de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral que las personas sin la enfermedad. Posiblemente los altos niveles de ácido úrico (característico de la gota) son un importante factor de riesgo para el ataque cardíaco y la apoplejía.

Estos nuevos hallazgos ponen de relieve la necesidad de tratar las comorbilidades (la presencia de trastornos asociados a la enfermedad primaria, en este caso la gota) e incluyen medidas preventivas en el tratamiento de la gota para reducir los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares en los pacientes con esta enfermedad metabólica.

No sólo la calidad de vida, sino también la cantidad de vida

Este importante estudio nos dice que la gota no sólo es una enfermedad que causa un dolor severo; sino que también es una enfermedad que debe tomarse en serio y tratarse de manera efectiva para prevenir los derrames cerebrales y los ataques cardíacos.
Esta investigación nos recuerda que la gota debe considerarse en un contexto mucho más amplio que sólo la artritis inflamatoria. La gran mayoría de los cuidados de la gota se realizan en la atención primaria.

Los médicos generales deben saber que la gota no sólo es una forma de artritis altamente curable; sino que estos pacientes también deben estar atentos a su mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular. La atención integral u holística de calidad no sólo puede mejorar su calidad de vida, sino también el número de años que viven.

Analizando un gran conjunto de datos que cubren un largo período de tiempo para toda Inglaterra, el grupo de investigadores encontró que los pacientes con gota tienen el doble de riesgo de sufrir un ataque al corazón y un derrame cerebral. Este hallazgo podría ayudar a mejorar los resultados de salud cardiovascular de las personas con gota.

También te puede interesar leer: Gota: descubre sus síntomas y cómo prevenirla