La situación económica actual impone un estilo de vida a veces excesivamente acelerado. Así, la prisa, el estrés y la actividad excesiva se acumulan apareciendo la fatiga. Aquí es cuando te cansas de la rutina diaria. Se manifiesta por una caída de la energía física y mental. A veces, los mismos síntomas aparecen después de un malestar aparentemente benigno. La solución está en el suministro de vitaminas. Sin embargo, cada una de ellas tiene sus virtudes específicas. Por lo tanto, es necesario hacer una buena elección de acuerdo con los resultados esperados.

La vitamina D, una solución antidepresiva

La llegada del invierno y la disminución de la luz que trae consigo lleva a algunos a la depresión. Se manifiesta como un ataque de fatiga y mal humor. El suministro de vitamina D ayuda a levantar la moral y la energía.

  • La luz del sol y la vitamina D
    Los rayos UVB del sol estimulan la piel e inducen la producción de vitamina D. Esta cantidad sintetizada cubre alrededor del 70% de las necesidades del cuerpo. Una exposición diaria de 20 minutos suele ser suficiente para proporcionar la ración útil. Durante las estaciones oscuras y frías, la insuficiencia de luz solar disminuye la producción. La deficiencia se establece y conduce a la debilidad.
  • Otras fuentes de vitamina D
    Los suplementos de vitamina D están disponibles en las farmacias. Sin embargo, no siempre es necesario utilizarlos. Podemos obtener las dosis que necesitamos de la comida. Se encuentra exclusivamente en alimentos grasos. El más abundante de ellos es el aceite de hígado de bacalao. Los pescados grasos como el salmón, el arenque o las sardinas también contienen una cantidad satisfactoria. La margarina, los cacahuetes y el chocolate también son fuentes prolíficas. La vitamina D también se encuentra en los hongos, los huevos y los hígados de los animales.

La vitamina C

La vitamina C tiene múltiples funciones en el cuerpo. Es conocido por su capacidad para fortalecer el sistema inmunológico. Permite que los linfocitos se multipliquen. Además, estimula la asimilación del hierro y así previene la anemia. Se consume especialmente en caso de fatiga por la gripe.

La necesidad del cuerpo de vitamina C aumenta con los años. Los fumadores pierden mucha vitamina C y tienen una mayor necesidad de ella.

Esta vitamina se encuentra generalmente en los cítricos. Pero otras frutas como el kiwi y la guayaba prosperan en él. Las verduras de hoja como las espinacas, el repollo, el berro o la lechuga también lo proporcionan. Las zanahorias, los rábanos y la mayoría de las hortalizas de raíz también lo proporcionan. Estos alimentos deben comerse crudos o poco cocinados.

El calor puede alterar algunas de las virtudes de la vitamina.

Los medicamentos vienen en forma de tabletas que pueden ser chupadas, masticadas o efervescentes.

Las vitaminas del grupo B

Hay muchas vitaminas que pertenecen al grupo B. Se les asigna un número para diferenciarlos.

  • Principales funciones de las vitaminas B
    Las vitaminas B tienen muchos beneficios para la salud. Ayudan al cuerpo a asimilar los nutrientes y a convertirlos en energía. Además, son indispensables para nuestro sistema nervioso. Estimulan las funciones cognitivas y eliminan el estrés y la fatiga. Mejoran la calidad del sueño al participar en la transformación del triptófano en serotonina. Luego actúan sobre esta última para convertirla en melatonina. Además de sus cualidades tonificantes, fortalecen el cabello y previenen la caída del mismo.
  • Alimentos ricos en vitaminas B
    El hígado de cordero, los granos enteros y las legumbres contienen vitaminas B1, B2 y B5. La leche, los quesos blandos y el yogur son también fuentes interesantes. La levadura de cerveza en su estado natural proporciona vitamina B y muchos minerales. En su estado natural, se consume incluso durante la infancia.
  • La jalea real, una próspera fuente de vitaminas B
    La jalea real está hecha por las abejas. Contiene minerales y aminoácidos y sobre todo una alta concentración de vitaminas B. Además, se suele utilizar en un tratamiento contra la fatiga. Es famosa por su suministro de energía. Se prescribe para personas de edad avanzada y para deportistas. Ayuda a resistir mejor la fatiga. La jalea real protege contra el estrés y todas las formas de depresión. Mejora la salud de la piel y el cabello. Apoya la función inmunológica y fortalece todo el cuerpo.

Complejos vitamínicos

Los complejos vitamínicos combinan diferentes vitaminas para combinar y potenciar sus efectos. Estos productos contienen generalmente vitaminas B, C y D, así como diversos minerales esenciales. Estas últimas ayudan a aprovechar las virtudes de las vitaminas. Estos complejos vitamínicos se prescriben para protegerse de las consecuencias del intenso frío invernal.

Bebidas energéticas

Las bebidas energéticas son ricas en vitaminas. Se consumen para prepararse para una actividad extenuante o para recuperarse de la fatiga. Sin embargo, estas bebidas contienen sustancias que deben utilizarse con precaución, como la cafeína y los azúcares añadidos. Estos plantean riesgos de salud cardiovascular.

También te puede interesar leer: Fatiga y anemia: La vitamina C ayuda a absorber mejor el hierro

Fuentes:

https://www.santemagazine.fr/alimentation/nutriments/vitamines/quel-complexe-vitamine-pour-combattre-la-fatigue-de-lhiver-170690

https://www.doctissimo.fr/nutrition/vitamines/Vitamines-fatigue