Salud

Enfermedad renal crónica: síntomas, prevención y apoyo

La enfermedad renal crónica (ERC) es una pérdida lenta y progresiva de la función renal a lo largo de muchos años. Es una enfermedad común que afecta a 1 de cada 7 adultos. Con el tiempo, la persona puede desarrollar una insuficiencia renal. A medida que la enfermedad renal avanza, pueden acumularse rápidamente en el organismo niveles peligrosos de productos de desecho. El tratamiento pretende detener o ralentizar la progresión de la disfunción renal controlando la causa subyacente. Siga leyendo para saber más sobre la ERC, incluidas sus causas, síntomas y tratamientos.

Síntomas de la enfermedad renal crónica

Las personas que tienen un alto riesgo de desarrollar una ERC deben controlar su función renal con regularidad. La detección temprana puede ayudar a prevenir daños renales graves.

¿Qué es la ERC?

La ERC es una enfermedad lenta y progresiva que provoca el mal funcionamiento de los riñones. Sin embargo, si un riñón deja de funcionar correctamente, el otro puede seguir realizando funciones normales. Un riñón puede deteriorarse hasta un cierto nivel de disfunción y no empeorar. Sin embargo, a veces la afección puede evolucionar hacia la insuficiencia renal. La mayoría de las personas con ERC no son conscientes de ello, ya que los síntomas no suelen aparecer en las primeras fases de la enfermedad. Por lo general, cuando una persona nota los síntomas, la enfermedad se encuentra en una fase avanzada. En esta fase, el daño renal es irreversible.

Cómo reconocer la ERC

Los síntomas de la ERC son los siguientes:

  • hipertensión, o presión arterial alta
  • anemia
  • edema, o hinchazón de pies, manos y tobillos
  • fatiga o cansancio
  • disminución de la producción de orina
  • orina con sangre, en algunos casos
  • orina oscura, en algunos casos
  • Disminución de la agudeza mental, cuando la afección es grave.
  • pérdida de apetito
  • picor persistente de la piel, cuando la afección es grave
  • Orinar con más frecuencia, especialmente por la noche, en algunos casos.

Tratamiento de los síntomas y efectos secundarios

El daño en los riñones de una persona con ERC suele ser permanente. Sin embargo, existen tratamientos que pueden ayudar a controlar los síntomas, reducir el riesgo de complicaciones y ralentizar la progresión de la enfermedad.

Estas son algunas de las afecciones causadas por la ERC que requieren tratamiento.

Presión arterial alta

La hipertensión arterial puede ser la causa o un síntoma de la ERC. Es importante reducir la presión arterial para proteger los riñones y, posteriormente, ralentizar la progresión de la ERC. Una persona con presión arterial alta puede necesitar tomar ciertos medicamentos. Además, los cambios en el estilo de vida, como una dieta saludable y el ejercicio regular, pueden ayudar a reducir la presión arterial de una persona.

La anemia

La hemoglobina es la sustancia de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno vital por el cuerpo. Si el nivel de hemoglobina es bajo, la persona probablemente tenga anemia.

Las inyecciones de agentes estimulantes de la eritropoyesis (AEE) son el tratamiento más común para la ERC y la anemia. Las AEE imitan a la proteína eritropoyetina, que es segregada por los riñones para estimular la producción de glóbulos rojos.

Balance de fosfatos

El cuerpo de las personas con enfermedades renales puede no ser capaz de eliminar el fosfato adecuadamente. El tratamiento consiste en reducir la ingesta de fosfato nutricional. Esto suele significar reducir el consumo de productos lácteos, carne roja, huevos y pescado.

Picor en la piel

El picor es un problema común en las personas con ERC avanzada o insuficiencia renal que están en diálisis. Puede ser difícil controlar el picor, y la persona puede tener dificultades para dormir. Una persona puede intentar hablar con un dermatólogo sobre su picor. El dermatólogo puede proporcionar a la persona medicamentos o cremas hidratantes para ayudar a reducir el picor.

Deficiencia de vitamina D

Las personas con enfermedad renal crónica corren un alto riesgo de padecer una deficiencia de vitamina D. La vitamina D es esencial para la salud de los huesos. Los riñones activan la vitamina D obtenida de la luz solar o de los alimentos antes de que el organismo pueda utilizarla. Los niveles bajos de vitamina D pueden provocar una pérdida de densidad ósea, lo que puede conducir a la osteoporosis o a las fracturas.

Las personas con deficiencia de vitamina D pueden necesitar suplementos. Sin embargo, las pruebas de su eficacia son limitadas, por lo que los médicos suelen decidir en función de las necesidades y la salud de la persona.

Retención de agua

Las personas con ERC deben tener cuidado con la ingesta de líquidos y limitar el consumo de sal. Si los riñones no funcionan correctamente, una persona es mucho más propensa a acumular y sobrecargar líquidos. El consumo de grandes cantidades de sal también puede hacer que el cuerpo retenga aún más líquido. La retención de líquidos provocada por el sodio puede conducir a la hipertensión arterial, que puede provocar la progresión de la enfermedad renal y graves problemas cardíacos.

Régimen alimenticio

Seguir un régimen alimenticio adecuado es una parte esencial del tratamiento de la enfermedad renal. Restringir la cantidad de proteínas en la dieta puede ayudar a frenar la progresión de la enfermedad, ya que el consumo excesivo de proteínas puede provocar una sobrecarga de los riñones. Sin embargo, la cantidad específica de proteínas que debe consumir una persona depende de su tamaño, su salud general y su régimen de ejercicio. Se debe consultar a un médico o dietista sobre las mejores fuentes de proteínas y la cantidad que se debe consumir.

Un cambio en la dieta también puede ayudar a reducir los síntomas de las náuseas. Una persona con náuseas necesita controlar cuidadosamente la ingesta de sal para mantener la presión arterial alta bajo control. También puede ser necesario limitar el potasio y el fósforo, ya que pueden ser peligrosos para las personas con ERC.

Diálisis renal

La diálisis es la eliminación mecánica de los productos de desecho y el exceso de líquido de la sangre cuando los riñones ya no pueden realizar esta función. La diálisis conlleva graves riesgos, entre ellos la infección.

Principales causas

Los riñones son el sistema complejo de filtración de nuestro cuerpo. Se trata de eliminar los productos de desecho y el exceso de líquido de la sangre y excretarlos del organismo.

Los riñones filtran las toxinas y los productos de desecho de la sangre de una persona. Sin embargo, pueden surgir problemas:

  • si el flujo sanguíneo no llega correctamente a los riñones
  • si los riñones no funcionan correctamente debido a una lesión o enfermedad
  • si una obstrucción impide el flujo de orina

La ERC suele ser el resultado de la diabetes o la hipertensión arterial.

Cuando una persona tiene una diabetes no controlada, el azúcar (glucosa) se acumula en la sangre y puede dañar los riñones. La presión arterial alta puede dañar los glomérulos. Son las partes del riñón que filtran los productos de desecho.

Factores de riesgo

La mayoría de las causas de la ERC son también factores de riesgo de la enfermedad. Además de la diabetes y la hipertensión, los factores de riesgo son:

  • tener antecedentes familiares de enfermedad renal
  • ser mayor, ya que la ERC es mucho más común en personas mayores de 60 años
  • obesidad
  • tener una enfermedad cardíaca
  • daño renal previo.

Prevención y gestión

Algunas enfermedades, como la diabetes, aumentan el riesgo de ERC. El control de la diabetes puede reducir el riesgo de desarrollar insuficiencia renal. Las personas deben seguir las instrucciones, consejos y recomendaciones de su médico.

Régimen alimenticio

Una dieta saludable puede ayudar a una persona a reducir la presión arterial. Los alimentos saludables para el corazón son:

  • frutas y hortalizas
  • granos enteros
  • carnes magras
  • pescado

Actividad física

La actividad física regular es ideal para mantener niveles saludables de presión arterial. También ayuda a controlar las enfermedades crónicas, como la diabetes y las enfermedades cardíacas. Las personas deben consultar a un médico sobre si un programa de ejercicios es adecuado para su edad, peso y salud.

Evitar ciertas sustancias

El consumo excesivo de alcohol y drogas, así como la exposición prolongada a metales pesados como el plomo, los combustibles, los disolventes y otros productos químicos tóxicos, pueden contribuir a la enfermedad renal.

Las personas que estén preocupadas deben acudir a un médico para que les haga pruebas. Adoptar un estilo de vida saludable mediante la dieta y el ejercicio también puede ayudar a prevenir la ERC.

También puede interesarle: Cómo prevenir los cálculos renales recurrentes: alimentos a elegir, alimentos a evitar

Síguenos en Google Noticias