La enfermedad de Alzheimer podría empezar en el intestino

Aunque la enfermedad de Alzheimer está catalogada como una enfermedad del cerebro, en realidad esta podría empezar en el intestino. Se caracteriza por ser un tipo de demencia que deteriora de forma global, progresiva e irreversible, algunas funciones cognitivas.

Esta teoría surge a partir de un estudio del comportamiento de la enfermedad en ratas. Donde se observó que estos animales, presentaban una acumulación inusual de proteínas en el intestino; dicha acumulación se extendía luego al cerebro.

Este descubrimiento, aunque hasta ahora solo ha sido en ratas, puede representar una nuevo forma de tratamiento para la enfermedad de alzheimer.

El estudio en cuestión, se hizo público hace pocos días en The Journal of Physiology. En el artículo, los autores explican que los factores ambientales pueden contribuir a los déficits cognitivos observados en la enfermedad de Alzheimer y otras condiciones.

A las ratas del estudio, les inyectaron en sus intestinos la proteína responsable del alzheimer; la beta amiloide. Al llegar al intestino, la proteína se aloja en el sistema nervioso intestinal y de ahí puede incluso llegar al cerebro.

Una esperanza

Al observar este comportamiento, los científicos concluyeron que podría ser posible tratar el alzheimer a partir de la reducción de la beta amiloide en el cerebro.

el autor del estudio, John Rudd, de la Universidad de Hong Kong, explicó que: «Este concepto es similar al transporte de proteínas plegadas desde el intestino, como las responsables de la enfermedad de las vacas locas. En este caso, un proceso similar puede comenzar en los seres humanos muchos años antes de las manifestaciones de las características clásicas del Alzheimer, incluida la pérdida de memoria, y por lo tanto las estrategias de prevención también deberían comenzar antes».

Esto parece ser una gran esperanza para el mundo, pues hasta ahora no hay un tratamiento efectivo que puede curar la enfermedad.

También te puede interesar leer: Estilo de vida saludable, la clave para combatir el Alzheimer