La dieta que desinflama el abdomen: los beneficios de la cocción al vapor

Una dieta sencilla de seguir y saludable para el cuerpo: la dieta de la cocción al vapor más que una dieta real es un estilo de vida saludable que aporta muchos beneficios a nuestro cuerpo: ayuda a perder peso, desinflama el abdomen y reduce a la mitad las calorías de los alimentos consumidos. Averigüemos cómo funciona.

Dieta de la cocción al vapor: ¿Qué es?

Una dieta que basa todos sus principios en un secreto en particular: no es tanto lo que comemos lo que es importante, sino la técnica de cocinar los alimentos. No todo el mundo sabe que esto último es muy importante, por no decir fundamental, cuando se decide seguir una dieta con el objetivo de perder peso.

La cocción prevista en esta dieta, precisamente la cocinada al vapor, no sólo permite conservar todas las propiedades organolépticas de los productos y su sabor, sino que además de ser saludable, reduce drásticamente el total de calorías del plato que decidimos consumir. Para dar un ejemplo y entender la diferencia, 100 gramos de papas fritas contienen 200 calorías, si las asamos se reducen a 150, si las comemos hervidas serán sólo 71 y si las cocinamos al vapor tendrán sólo 45 calorías.

La cocción al vapor

La cocción al vapor es una técnica de cocción que evita el contacto directo entre el agua y los alimentos a cocinar. El sistema también permite prescindir del uso de aceite u otras sustancias grasas. Los platos se colocan sobre una superficie permeable bajo la cual se encuentra el fondo de la olla con una capa de agua en estado líquido.

Gracias a la cobertura, se establece una circulación de aire y vapor en la olla, gracias a la cual la comida se cocina. Como regla general, la cocción al vapor alcanzará temperaturas ligeramente inferiores a las generadas con la cocina tradicional. Mientras absorbe la humedad, las propiedades y el sabor permanecen intactos. El condimento necesario es mínimo, unas pocas especias, hierbas aromáticas o un chorrito de aceite de oliva son suficientes.

Sin embargo, varios platos no pueden cocinarse al vapor: la carne grasa, por ejemplo, requiere temperaturas relativamente altas, que no siempre pueden generarse con este sistema; para el pescado o el pollo, en cambio, la cocción al vapor se considera un buen sistema. Los alimentos ideales para cocinar al vapor son las verduras, especialmente los espárragos y el calabacín, pero también los frijoles, el brócoli, las zanahorias, el hinojo y las alcachofas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que algunas verduras y legumbres tienen una consistencia diferente al final de la cocción que la obtenida con otras técnicas de cocción.

Con esta técnica es importante elegir el nivel de agua adecuado: si es demasiado alto, existe el peligro de que con el contacto entre los alimentos y el agua se dispersen los nutrientes y las sustancias aromáticas; si es demasiado bajo, puede suceder que toda el agua termine evaporándose antes de que se complete la cocción.

Cocinar al vapor: los beneficios

La cocción al vapor suele ser mejor que la cocción en agua, ya que, además de la reducción del uso de grasas, es más difícil dispersar las sustancias aromáticas y nutritivas (por ejemplo, las sales minerales o las vitaminas solubles en agua), por dilución, en el agua. También es una buena manera para perder peso.

También puedes leer: Manzana y Canela: El dúo mágico para perder peso