Nutrición

La dieta japonesa para perder peso

La mayoría de los consejos y métodos para bajar de peso generalmente involucran dos cosas esenciales: una dieta saludable y balanceada y actividades que involucran un gasto significativo de energía. Si usted es una de las personas que no puede mejorar la calidad de su dieta, y menos practicar una actividad física de manera regular, quizás este articulo le interese, ya que con la técnica japonesa puede probar su famoso “régimen respiratorio”.

¿Qué es el «régimen respiratorio japonés»?

El nombre de esta dieta puede ser engañoso, de hecho, no tiene nada que ver con la forma en que manejas tu dieta habitualmente. Este método japonés consiste en inhalar y exhalar manteniendo el cuerpo en una posición especifica.

Según investigadores japoneses, hacer estos ejercicios de dos minutos todos los días tiene la capacidad de hacerle perder peso rápidamente.

Ryosuke, la celebridad japonesa dice que respirar siguiendo este truco le ha ayudado a perder 12 kilos en sólo 50 días. Y esto sucedió por casualidad porque, aparentemente, el actor japonés sufrió una lesión en la espalda. Que lo obligó a practicar estos ejercicios de respiración para aliviar el dolor que sentía.

Cómo funciona

Según el actor, el «régimen respiratorio» puede ayudar a perder peso de forma natural respirando larga y profundamente de dos a cinco minutos al día. Inhalando durante mucho tiempo y luego exhalando durante siete segundos a medida que contrae todos los músculos de su cuerpo, comenzará a perder peso.

De hecho, no es la primera vez que surge una dieta basada en la respiración. Jill Johnson, autora del libro Oxycise, habla sobre un programa similar de pérdida de peso. Jill explicó que, con estas técnicas, la pérdida de peso se produce a través de la reacción que se produce entre el oxígeno y la grasa almacenada en el cuerpo, lo que permite la quema de este último.

En otras palabras, la grasa está compuesta de oxígeno, carbono e hidrógeno y cuando el oxígeno, que proviene de la respiración, llega a las moléculas de grasa almacenadas, se descompone en dióxido de carbono y agua. Entonces la sangre absorbe el exceso de dióxido de carbono y lo transporta a los pulmones para ser expulsado cuando exhalamos. De esta manera, cuanto más oxígeno utiliza el cuerpo, más grasa corporal se quema.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.