Dieta de arroz para la pérdida de peso

La dieta del arroz es un programa de pérdida de peso que data del año 1939. Es reconocida por su efectividad y su respeto por la salud y la alimentación.

Esta dieta se encuentra avalada por las investigaciones de Walter Kempner, médico de la Universidad de Duke, quién demostró mediante la evaluación de más de 18.000 pacientes en todo el mundo, que este método resultaba exitoso en personas con patologías de diabetes, obesidad, presión arterial, entre otros padecimientos de salud.

¿En qué consiste?

Como resultado en la investigación de Kempner, se descubrió que, para llevar a cabo esta metodología de pérdida de peso, era necesaria la ingesta de alimentos ricos en fibras y carbohidratos, tales como frutas, verduras y cereales sin incluir bocadillos.

La clave para comenzar con este régimen alimenticio, es escoger arroz blanco o integral, sin grasa añadida con un consumo de calorías de 800 diarias aproximadamente.

En este orden de ideas, debes comenzar por la fase de desintoxicación, consumiendo únicamente frutas y granos. Luego, puedes subir tu ingesta de calorías de 1000 a 1500 diarias, pero manteniendo una alimentación estricta muy baja en sal y sodio, y rica en verduras, cereales y frutas, distribuidas de la siguiente manera:

  • 500 a 1000 mg de sodio
  • 22 g de grasa
  • 5 g de grasa saturada
  • 0 a 100 mg de colesterol

Control del sodio durante la dieta de arroz

Es indispensable durante la dieta de arroz, controlar la sal, ya que este alimento está asociado con el aumento del apetito y el abuso de este puede causar enfermedades como hipertensión, cáncer de riñón, osteoporosis, etc. Sin embargo, el cuerpo humano necesita una cantidad aproximada de 500 mg de sodio al día para funcionar correctamente. Para un mayor control en la ingesta de sal, se recomienda porciones de 4 a 7 g de sodio al día.

Menú guía para comenzar. Los 7 primeros días

Día 1

  • Desayuno/almuerzo/cena: 2 porciones de almidón (1 rebana de pan, ⅓ taza de arroz o ½ taza de frijoles) y 2 frutas.
  • Almuerzo o cena: 3 porciones de almidón, 3 verduras y 1 fruta.

Día 2 al 7

  • 1 almidón (1 rebana de pan, ⅓ taza de arroz o ½ taza de frijoles) 1 lácteo (1 taza de leche descremada, 1 taza de yogur descremado o 1/2 taza de queso cottage) y una fruta.
  • Almuerzo y cena: 3 porciones de almidones, 3 verduras con 1 fruta.

Recuerda siempre que, para escoger la mejor opción para bajar de peso, debes consultar con tu nutricionista y siempre mantener una alimentación sana y balanceada, sin abusar de regímenes alimenticios bruscos.