La deficiencia de vitamina D: consecuencias y relación con la osteoporosis

La vitamina D es una de las más importantes para el funcionamiento del organismo, como la metabolización del calcio. La deficiencia de vitamina D puede ocasionar graves problemas para nuestra salud, por eso, no debe subestimarse su consumo.

Lo ideal es que diariamente se consumas unas 800 unidades de esta vitamina. Esto puede completarse a través de la exposición responsable al sol. Además, por supuesto, puede ingerirse a través de alimentos como el pescado azul, los huevos, la leche y las setas.

Funciones de la vitamina D

  • Ayuda en la absorción del calcio en el intestino; manteniendo los niveles adecuados de calcio y fósforo en la sangre.
  • Permite la reabsorción de calcio y fósforo en los riñones;
  • Ayuda al depósito de calcio en el tejido óseo; siendo esencial para el desarrollo óseo en los niños.

¿Cuáles son las consecuencias de la deficiencia de vitamina D en el organismo?

Aunque la deficiencia de vitamina D es grave, lo cierto es que es bastante difícil de detectar; pues la mayoría del tiempo sus síntomas no son evidentes hasta que los niveles están demasiado bajos.

Su manifestación se pueden dar de distintas maneras:

  • Mal desarrollo de los músculos; entumecimiento, hormigueo y espasmos.
  • Dolor en los huesos y mayor riesgo de sufrir osteoporosis
  • Aumento de la sensibilidad al dolor
  • Fátiga crónica, especialmente en mujeres mayores de 40 años. Así como la aparición de dolores de cabeza.
  • Debilidad en los dientes y mayor vulnerabilidad a las caries. Además, puede ser una causa de periodontitis grave.
  • Tendencia a la irritación
  • Aumento del riesgo de depresión y cambios de humor.
  • Posible aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Dificultad para resolver los problemas de la psoriasis; sin embargo la psoriasis no es causada como tal por la falta de vitamina D.
  • Mayor riesgo de ataques de asma en niños
  • Fallas en el sistema inmunológico. Mayor riesgo de resfriados y problemas respiratorios.

Aunque la falta de Vitamina D no es una causa directa de la obesidad, estudios han encontrado que las personas obesas tienen bajos niveles de ella. Esos mismos bajos niveles, parecen provocar una resistencia a la insulina en el organismo.

Deficiencia de vitamina D y osteoporosis

Un estudio de 150 personas que sufrían de dolor de huesos mostró que más del 90% de ellos tenían niveles deficientes de vitamina D. A pesar de las graves consecuencias que pueden derivarse de esta escasez, incluida una patología grave como la osteoporosis, según las tablas ministeriales no es posible obtener la invalidez por osteoporosis. Aunque no se considere una enfermedad crónica, la comisión médica de invalidez civil está obligada a considerar las consecuencias de esta patología en el desempeño del trabajo y, por lo tanto, a reconocer un porcentaje de invalidez en relación con sus consecuencias.

Estas consecuencias pueden extenderse no sólo a una reducción de la capacidad de trabajo, sino que pueden llegar a ser tan graves que provoquen una discapacidad y, por lo tanto, impidan una vida social y familiar normal.

También te puede interesar leer: Deficiencia de zinc, un problema de salud muy común