Desinfectar la casa correctamente: cómo hacerlo y con qué

Limpiar y desinfectar la casa correctamente es en estos momentos, una necesidad de primera categoría. Aunque a veces puede ser un poco tedioso, hay algunos tips que pueden ayudar a hacerlo mejor.

Es importante saber que si se limpia la casa a diario, el tiempo de limpieza será menor; pues se acumula menos suciedad y en menos lugares. Para esto, se requieren tres pasos principales:

  • Remover la suciedad con una escoba o aspiradora. Depende de la casa y lo que tenga a disposición.
  • Eliminar con detergente los virus y bacterias.
  • Limpiar al final con desinfectantes o cloro.

Cada vez que entre a su casa, lo ideal sería hacerlo sin zapatos, para evitar así infectar el suelo con las bacterias de la calle.

Otra cosa a tener en cuenta es conocer de qué forma actúan los productos que use; algunos necesitan enjuague, otros sólo dejarlos actuar por un tiempo determinado. Debes leer las etiquetas antes de usarlos

Aprenda a desinfectar la casa correctamente

Las superficies, los objetos, las mesas y demás, deberían también ser aseados de la misma forma que el piso. Aquí puedes reemplazar la escoba por un pañuelo, tela o plumilla para quitar el polvo. Si lo haces varias veces al día será mucho mejor, pues son cosas que se usan a menudo.

De igual forma, antes de sentarse a comer a la mesa, es bueno limpiar con un desinfectante; y al llegar de la calle, desinfectar las manijas de las puertas.

Incluso, una muy buena opción es desinfectar las bolsas de compras y objetos antes de ubicarlos en sus lugares o ponerlos sobre la mesa de la cocina. No se sabe cuántas manos los tocaron antes de llegar a las tuyas.

Si utilizas esponjas o pañuelos reutilizables, recuerda que debes lavarlos con jabón o detergente muy seguido, pues estos absorben la suciedad. Puedes utilizar dos sencillas formas de desinfectarlas:

  • Puedes sumergirla en agua con desinfectante el tiempo necesario para quitar manchas y que suelte lo que absorbió.
  • También puedes ponerla a hervir en agua o al microondas, aunque es más recomendable la primera opción.

Cuando compres los productos de limpieza debes tener en cuenta que sí funcionen. Los que mejor actúan, tienen sellos o etiquetas médicas o de limpieza quirúrgica. Asegúrate de leer bien las etiquetas para saber qué estás comprando; no te dejes llevar sólo por su marca.

 

También puedes leer: Coronavirus en el aire: presta atención a la calidad del aire en casa