La alimentación saludable: qué es y cómo lograr adaptarse

La mayoría de los hábitos alimentarios se establecen durante la infancia. Pero eso no significa que sea demasiado tarde para adoptar nuevos hábitos de alimentación saludable. Para logralo no es necesario repensar completamente su dieta.

Empieza a tu propio ritmo con estos 5 hábitos para una alimentación saludable

  1. Desayunar

    Las investigaciones indican que desayunar todos los días ayuda a perder peso y a mantenerlo reduciendo el hambre más tarde en el día. Cuando se rompe el ayuno nocturno con un desayuno saludable, es más fácil resistirse a las decisiones poco saludables durante el día.

    Incluya al menos dos de estos grupos de alimentos en el desayuno para que se encamine a un día de alimentación saludable:

    – Granos enteros,
    – proteína magra,
    – productos lácteos
    – frutas y verduras

  2. Agua potable

    El agua es un nutriente crucial que a menudo se descuida. El sesenta por ciento de tu peso corporal es agua y todos los sistemas de tu cuerpo la necesitan para funcionar correctamente. Sus necesidades de líquidos dependen de varios factores: su salud, su entorno, su nivel de actividad y si está embarazada o amamantando. Los hombres necesitan alrededor de 2,5L por día y las mujeres necesitan 2L por día.

    A veces la sed puede ser malinterpretada como el hambre. Comprueba si tienes hambre, especialmente al final del día. Beber un vaso de agua antes de comer puede saciar su sed y evitar que consuma calorías innecesarias.

  3. Saber lo que hay en su comida

    Coma alimentos que contengan sólo ingredientes que pueda identificar fácilmente y alimentos que contengan sólo unos pocos ingredientes. Comer más «comida de verdad» te ayudará a eliminar los alimentos procesados como papas fritas, galletas y comidas congeladas. Naturalmente, elegirá frutas y verduras, granos enteros, fuentes de proteína magra y grasas saludables.
    Estos alimentos son ricos en nutrientes, pero es importante controlar el tamaño de las porciones cuando se trata de alimentos de los grupos de proteínas y grasas, ya que tienden a ser altos en calorías.

  4. Sea exigente en los restaurantes

    La mayoría de los restaurantes sirven grandes porciones, cargadas de sal y grasa. Intenta comer sólo la mitad de la porción que te sirven. Algunos restaurantes lo hacen, así que para evitar comer en exceso, pide una caja de comida para llevar y guarda la mitad para el día siguiente. De esa manera, no estarás tentado de comer más de lo que quieres o necesitas.

    Pregúntele a su camarero cómo se prepara la comida. Elija elementos del menú que estén horneados, asados, asados, escalfados, escalfados o al vapor. También asegúrese de pedir salsas o aderezos a un lado, y busque verduras o frutas como acompañamiento en lugar de patatas fritas.

  5. Practicar la alimentación consciente

    La atención es una forma de meditación que consiste en centrarse en el presente. Lo que sientes o sientes en cada momento, incluso mientras comes. La práctica de la alimentación consciente le permite ir más despacio y disfrutar de su comida. Esto puede ayudarte a evitar comer en exceso. ¿Cómo? El cerebro tarda hasta 20 minutos en registrar las sustancias químicas que le permiten saber cuándo ya no tiene hambre. Al disminuir la velocidad, tu cerebro puede alcanzar la cantidad de comida que comes.

Tómese un momento antes de comer y piense en la comida que va a comer como combustible para su cuerpo. Recuerda que te gustaría sentirte lleno, no borracho.

También te puede interesar leer: 6 tipos de alimentos indispensables en un menú balanceado y saludable