La acerola y su uso en la medicina natural y fitoterapia

la acerola

La acerola o cereza de las Indias Occidentales es un producto curativo de la naturaleza perteneciente a la familia Malpighiaceae. Es un arbusto antioxidante de 3 a 5 m de altura, que estimula el crecimiento de colágeno. Con el nombre científico de malpighia emarginata, originaria de América del Sur, crece principalmente en las regiones tropicales del Perú, el Caribe y el Brasil. Esta planta herbácea terapéutica contiene vitamina C (ácido ascórbico), fósforo, hierro, magnesio, calcio y antocianinas. La piridoxina, la riboflavina, la tiamina, la niacina, la vitamina A, los carotenoides y los flavonoides también son compuestos de este arbusto. Tiene hojas puntiagudas excepcionalmente opuestas, frutos verdes agrios comestibles y bonitas flores rojas. Esta cereza de Barbados es conocida por sus cualidades y valores vigorizantes, antiinfecciosos, antimicóticos y estimulantes.

Su acción medicinal y sus particularidades

Remineralizante, esta planta es excelente para el mecanismo de todo el cuerpo. Nuestros antepasados lo usaban para detener patologías infecciosas (como la diarrea y la disentería), enfermedades relacionadas con el hígado, anemia, fiebre, dolores o resfriados durante el invierno, infecciones bacterianas y astenia. Actualmente, se utiliza ampliamente para prevenir el cáncer y bloquear la producción de las células responsables del crecimiento de los tumores, para eliminar las bacterias y para calmar el colesterol alto o la diabetes.

Acerola también juega un papel importante en:

  • la reducción de la inflamación en los macrófagos;
  • Eliminación del colesterol malo y las grasas malas,
  • La protección de las células sanguíneas,
  • Optimizar la buena apariencia mientras se elimina el estrés,
  • Y la lucha contra los hongos patógenos;

¿Cómo se usa en la medicina herbaria?

La acerola se atribuye en el tratamiento de muchas enfermedades. Sus ricos componentes son muy útiles en la fitoterapia. Se puede obtener:

  • jugos diluidos para prevenir el riesgo de escorbuto o simplemente para satisfacer el placer gustativo,
  • extractos para purificar el cuerpo y curar heridas y/o irritaciones de la piel.
  • polvos para optimizar el aumento de peso después de la demacración,
  • comprimidos o cápsulas para aliviar la fatiga y evitar el exceso de trabajo,
  • fruta fresca,
  • o suplementos dietéticos.

La ingesta y la dosis, ¿cómo funciona?

Un estudio ha demostrado que 100 ml de jugo de acerola equivalen a 50 mg de vitamina C. Además, hasta la fecha no se han registrado efectos tóxicos. La dosis ideal es un gramo por día de acerola. Sin embargo, para saber la proporción exacta (que se necesitará) para tal o cual efecto esperado, es esencial una discusión con el médico.

Riesgos y desconfianza en su uso

La Acerola es altamente sensible al calor. Por lo tanto, se debe prestar especial atención a la preservación de esta súper fruta. Esto para evitar todos los riesgos de intoxicación. Las personas con antecedentes de enfermedad renal o gota no deben comerla.

También te puede interesar leer: 4 beneficios que te pierdes al desconocer el uso de las plantas medicinales