La intolerancia alimentaria y sus señales de alarma

intolerancia alimentaria

La intolerancia alimentaria es una alteración digestiva que se produce cuando el organismo no digiere adecuadamente ciertos alimentos, lo que da paso a diferentes molestias. Esta alteración afecta de forma diferente a cada persona, sin distinción de género ni edad.

Todos sufrimos el mismo riesgo de ser intolerantes a alimentos no compatibles con nuestro organismo, debido a diferentes factores. Si sospechas que en este momento hay algún alimento que no te sienta bien y quieres saber si realmente eres intolerante a él, en este post te brindamos las señales de alarma de esta afección.

Señales de alarma de la intolerancia alimentaria

Es muy importante que controles los alimentos que consumes para que te sea más fácil identificar cuál es el que está causando efectos negativos. Además, toma en cuenta las principales señales de esta alteración digestiva:

●       Trastornos gastrointestinales

En este factor interviene el exceso frecuente de gases, así como la presencia de afecciones crónicas como estreñimiento, diarrea, náuseas, reflujo, dolor abdominal, distensión, síndrome de colon irritable, entre otros. Por lo general, estos signos de alarma suelen perdurar luego de la ingesta del alimento que el estómago no logra digerir.

●       Enfermedades o alteraciones dermatológicas

La piel también es un aspecto que se ve negativamente afectado por la intolerancia alimentaria. Entre las principales afecciones que suelen surgir, destacan el picor, las erupciones, los brotes desmedido de acné, la urticaria, la irritación y la psoriasis.

Quizás no todas estas manifestaciones cutáneas aparezcan de inmediato, pero si se continúa consumiendo el alimento, se pueden expandir.

●       Complicaciones neurológicas

Recordemos que el organismo posee una red nerviosa que lo rodea por completo y, por supuesto, el sistema digestivo no es una excepción. Por ende, un inadecuado funcionamiento del mismo suele originar trastornos neurológicos.

Justamente por eso, es común que tras una mala digestión sientas altos niveles de cansancio, igual que mareos, vértigos, migrañas y dolores de cabeza frecuentes.

●       Molestias musculares y reumatismo

Los alcances negativos de ciertos alimentos también afectan los músculos y las articulaciones. Por ello, es común experimentar artritis, artrosis, fibromialgia, entre otras dolencias musculares.

●       Dificultad para perder peso

Finalmente, los inconvenientes para perder peso también son señales de alarma de una pobre digestión de ciertos alimentos. Esto suele suceder cuando pese a mantener hábitos alimenticios saludables, combinados con un estilo de vida idóneo y una rutina de entrenamiento físico, no se logra perder peso.

Si padeces de algunos o todos estos síntomas al consumir un determinado alimento, es prudente que acudas a revisión médica para someterte a los exámenes correspondientes.