Insomnio: qué lo causa y cómo cambiar de cama podría ayudarte

Si tienes problemas para conciliar el sueño, te despiertas frecuentemente durante la noche o despiertas más temprano de lo debido, entonces es probable que pertenezcas a ese 10% de adultos que sufre de insomnio. ¿Sabes a qué se debe y cómo puedes evitarlo? Quédate a leer este post para que descubras una buena táctica para evitar este mal.

¿Qué causa el insomnio?

Esta condición puede traerte muchos problemas de salud, ya que produce cansancio durante todo el día y también te vuelve más irritable. Las causas pueden esconderse detrás de algunos factores.

  • Estilo de vida

La forma en la que llevas tu vida repercute en tus horas de sueño. Por ejemplo, eres más propenso a sufrir de esta condición si consumes alcohol, cigarrillos o café en exceso. La mala alimentación y la falta de ejercicio también pueden ser desencadenantes del insomnio.

  • Salud

Existen algunos problemas de salud que pueden ocasionar insomnio. Por ejemplo, la apnea del sueño o también el síndrome de piernas inquietas, que consiste en levantarse varias veces durante la noche para aliviar el dolor. Esto ocurre con mayor frecuencia en las mujeres embarazadas.

  • Edad

Con el pasar de los años, el cuerpo comienza a experimentar un cambio en el reloj biológico. Por esta razón el insomnio puede ser más frecuente en adultos.

  • Problemas psicológicos

El insomnio o los problemas de conciliación del sueño suelen estar relacionados con enfermedades mentales o problemas psicológicos. De hecho, esta condición es común en pacientes que han sufrido algún trauma o que han padecido alguna enfermedad.

¿En qué se relaciona la cama con el sueño?

Es importante aclarar que el cambio de cama no ayuda a dormir más, sino que mejora la calidad del sueño. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que esta acción logra reducir hasta 3 veces la actividad muscular y 2 veces menos los micro despertares.

Para escoger la cama ideal es importante centrar la atención en la recepción y el soporte del colchón. Y es que debes elegir uno que soporte firmemente tu columna vertebral sin que sea demasiado duro. Es recomendable que acudas a aquellas tiendas en donde puedas recostarse libremente en el colchón que vas a comprar para probar si es el indicado para ti.

¿Cada cuánto debo cambiar de cama?

Tu colchón no debería tener más de 8 o 10 años, sobre todo si quieres evitar los problemas de sueño. Si observas que tu cuerpo se hunde en el colchón, que empiezas a sentir dolor en el cuerpo o que una huella permanece en el colchón una vez que te levantas, es hora de ir a la tienda por uno nuevo. Lo mismo sucede con los edredones, que deben cambiarse cada 4 años aproximadamente y las almohadas cada 2 años.

Si tienes en cuenta estas recomendaciones podrás dormir mejor, lo que repercutirá en tu salud y en tu estado emocional.