Inflamación intestinal y depresión: alimentos para combatirlas

También está claro que la depresión tiene un componente inflamatorio. Más específicamente, una fuente muy probable de ello es la inflamación intestinal. Hay muchas pruebas que demuestran el papel del intestino en muchas enfermedades neurológicas.

Sabiendo esto, parece obvio que la alimentación de la flora intestinal a lo largo de la vida es extremadamente importante; pues realmente tienes dos cerebros, uno en el cráneo y otro en los intestinos, y ambos necesitan ser alimentados.

Para cambiar esto, primero asegúrate de «resembrar» regularmente tus intestinos con bacterias buenas, o probióticos, que son la base de un sistema gastrointestinal saludable.
Aquí hay algunas recomendaciones para optimizar las bacterias intestinales:

Los alimentos fermentados

Los alimentos fermentados siguen siendo la mejor manera de optimizar la salud digestiva, siempre y cuando se coman sólo alimentos tradicionalmente fermentados y no pasteurizados. La leche cruda (no pasteurizada), orgánica y fermentada de pastos como el kéfir, las verduras fermentadas con vinagre como la col, los nabos, la berenjena, los pepinos, las cebollas, las calabazas y las zanahorias, y el natto (soja fermentada) son buenas opciones de alimentos fermentados.

Si come regularmente este tipo de alimentos no pasteurizados (la pasteurización mata los probióticos naturales), las bacterias del intestino bueno crecerán; de esta forma no sufrirá de inflamación intestinal.

Suplementos probióticos.

Si no comes alimentos fermentados, es prudente tomar un suplemento probiótico, sabiendo lo importante que son para optimizar tu salud mental. Los probióticos tienen un efecto directo en la química del cerebro, transmitiendo las señales que regulan el humor – y el comportamiento – a su cerebro a través del nervio vago, y esta es una de las otras razones por las que su salud intestinal puede tener tal influencia en su salud mental, y viceversa.

Aquí hay otros factores importantes en el tratamiento de la inflamación gastrointestinal y en ayudar a aliviar la depresión:
  • Ácidos grasos Omega-3 de origen animal: No sólo regulan los procesos y respuestas inflamatorias, sino que también influyen positivamente en el curso de los trastornos depresivos. Si sufre de depresión, tomar un suplemento diario de ácidos grasos omega-3 animales de buena calidad, como el aceite de pescado, es por lo tanto una medida simple y sensata.
  • Vitamina D: La mayoría de las personas no saben que la deficiencia de vitamina D está relacionada con la inflamación y la depresión. Un estudio anterior demostró que las personas con los niveles más bajos de vitamina D tenían 11 veces más probabilidades de sufrir depresión que las que tenían niveles normales, por lo que es necesario asegurarse de mantener los niveles dentro de un rango saludable mediante una exposición al sol suficiente. También puede tomar un suplemento de vitamina D3 de buena calidad.
  • Por último, asegúrese de limitar la ingesta de azúcar y fructosa, ya que es una de las principales formas de dejar de contribuir a la inflamación gastrointestinal.

 

También puede interesarte: Inflamación del intestino: las fibras lo hacen permeable