Bienestar

Infertilidad masculina: la obesidad puede ser la responsable

Investigadores de India caracterizaron por primera vez con precisión la asociación entre la obesidad y la infertilidad masculina; para esto se basaron en un análisis preciso del esperma humano.

Claramente, la lista de efectos negativos asociados con la obesidad parece interminable. Se ha sugerido que en las mujeres y hombres obesos con problemas de fertilidad, la pérdida de peso tiene un efecto beneficioso en la tasa de éxito.

En los hombres, la calidad del esperma se implica en la obesidad. Pero aquí, por primera vez, un análisis preciso del semen nos permite objetivar y caracterizar mejor esta asociación entre la obesidad y la infertilidad masculina.

Menos espermatozoides y mal formados afectan a la fertilidad.

Este trabajo fue llevado a cabo por un equipo del Centro de Reproducción Asistida de la Clínica de FIV de Krishna en Visakhapatnam, India. Utilizando análisis asistidos por ordenador, estudiaron retrospectivamente la calidad del esperma de una cohorte de 1.285 hombres.

Los resultados, publicados en la revista Andrologia, muestran que la obesidad (IMC de 30) está significativamente asociada con muchos parámetros medidos. En presencia de la obesidad, los investigadores observaron una reducción del volumen y la concentración de los espermatozoides, del número de espermatozoides y de su movilidad. Además, se encuentra una mayor proporción de espermatozoides con defectos.

En general, los hombres obesos tienen un 67% más de riesgo de oligospermia y un 82% más de riesgo de astenospermia que los hombres no obesos. Los autores concluyen que los clínicos deben tener en cuenta este parámetro en la reproducción asistida.

Perder peso en pareja

Los investigadores escoceses van aún más lejos, abogando por un programa de pérdida de peso para personas obesas con problemas de fertilidad que no involucre a ninguno de los dos miembros de la pareja, sino a la pareja.

Justifican este enfoque por la altísima tasa de fracaso en la pérdida de peso individual; pero también por el hecho de que las parejas pueden compartir un peso comparable, y especialmente unos hábitos alimentarios y de actividad física comparables. A su juicio, la gestión de las parejas debería facilitar el apoyo mutuo, el cambio de comportamiento y la pérdida de peso sostenible.

 

Fuente:

Ramaraju G.A. et al. Association between obesity and sperm quality Andrologia, 2017.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.