Infarto Cerebral: Causas y tratamiento

infartos cerebrales

A medida que las personas se hacen mayores, los riesgos de sufrir un paro cerebrovascular son mayores y por ser una de las principales causas de muerte en adultos de avanzada edad, es necesario tomar en cuenta todos los cuidados para prevenirlo.

El infarto cerebral, también conocido como ictus es una de las enfermedades cerebrovasculares más comunes en las personas de edad avanzada, y es causado por la falta o disminución de oxígeno y nutrientes en el cerebro y la obstrucción de las arterias.

Causas de los infartos cerebrales

Los infartos o ictus cerebrales pueden clasificarse según su causa, entre ellos encontramos los isquémicos y los hemorrágicos, ambos diferenciándose por otras dos subcategorías.

Los isquémicos son los más comunes, y son causados cuando las arterias o vasos sanguíneos son obstruidos por cuerpos como los trombos, causando una trombosis y los émbolos, provocando una embolia.

Si bien los dos pueden ser compuestos por coágulos de sangre, grasa o colesterol, ambos se diferencian de un aspecto en particular, pues los trombos son formados en el lugar donde se desarrolla el infarto, mientras que el émbolo viaja hasta él.

Por otro lado, los infartos hemorrágicos ocurren cuando pasa a ser un derrame cerebral,  la sangre no llega al cerebro, y ello puede ser causado por un aneurisma, que consiste en una zona debilitada de la arteria que revienta por la presión sanguínea o por malformaciones arteriovenosas, donde el sistema sufre una formación anormal débil y que se rompe debido a la presión sanguínea irregular.

Tratamientos para esta enfermedad

Tratar un infarto cerebral de forma inmediata luego de sufrirlo es más que necesario, pues se considera que por cada hora que sufres sin ser tratado, tu cerebro envejece 4 años, y es por ello, que existe tanta información sobre el tratamiento oportuno.

Principalmente, el deber es documentarse, para saber cómo evitarlos y cuáles son sus principales señales. Sin embargo, si se ha sufrido un infarto, el procedimiento específico es buscar minimizar los daños causados por la falta de oxígeno en el cerebro empezando por buscar la causa del ictus.

La trombólisis es el tratamiento más común, que busca disolver o extraer el cuerpo que causó la obstrucción de la arteria. También, pueden aplicarse catéteres, válvulas en las arterias o suministrar un medicamento anticoagulante.

Por último, puedes proceder a la recuperación, donde los doctores buscarán devolver al paciente mediante terapias y ejercicios aquellas habilidades que se perdieron por el ictus y que ahora se dificultan realizar.