Infarto y accidente cerebrovascular: el doble de riesgo en caso de gota

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

La gota es una enfermedad articular inflamatoria que se caracteriza por la acumulación de ácido úrico en el cuerpo. Esta condición puede ser más peligrosa de lo que se pensaba anteriormente, ya que un estudio publicado en 2013 reveló que la gota puede duplicar el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular (ACV).

- Publicidad -
Foto: Freepik

Estudio sobre el riesgo de infarto y ACV en pacientes con gota

La investigación, realizada por científicos de la Universidad de Oxford, analizó los datos de más de 205,000 pacientes con gota durante un período de cinco décadas. Los investigadores utilizaron información del Sistema Nacional de Salud de Inglaterra y de la Oficina Nacional de Estadísticas para examinar la relación entre la gota y los eventos cardíacos en el país.

Los resultados fueron alarmantes: los pacientes con gota tenían el doble de probabilidades de sufrir un infarto de miocardio o un ACV en comparación con las personas que no padecían esta enfermedad. Se cree que los niveles elevados de ácido úrico, característicos de la gota, son un factor de riesgo importante para estos eventos cardíacos.

Importancia del tratamiento de la gota

Estos nuevos hallazgos subrayan la necesidad de tratar adecuadamente la gota y tomar medidas preventivas para reducir el riesgo de infartos y ACV en los pacientes con esta enfermedad metabólica. El tratamiento de la gota no solo mejora la calidad de vida de los pacientes, sino que también puede prolongar su esperanza de vida.

Es importante destacar que la gota no es simplemente una forma de artritis inflamatoria dolorosa, sino una enfermedad que debe tomarse en serio y tratarse de manera efectiva para prevenir complicaciones cardiovasculares graves. Los médicos generales deben estar informados sobre el riesgo aumentado de infartos y ACV en los pacientes con gota, y deben implementar un enfoque integral de atención que incluya medidas preventivas.

Tratamiento de la gota y prevención de complicaciones cardiovasculares

Para reducir el riesgo de infartos y ACV en los pacientes con gota, es fundamental controlar los niveles de ácido úrico en el cuerpo. Esto se puede lograr mediante cambios en la dieta, evitando alimentos ricos en purinas, como las carnes rojas y mariscos, y aumentando la ingesta de líquidos para promover la eliminación del ácido úrico.

Además, se pueden recetar medicamentos para reducir los niveles de ácido úrico en el cuerpo. Estos medicamentos pueden incluir inhibidores de la xantina oxidasa, que bloquean la producción de ácido úrico, y medicamentos que aumentan la eliminación de ácido úrico a través de los riñones.

Es importante que los pacientes con gota sigan las indicaciones de su médico y realicen los cambios en el estilo de vida recomendados para controlar la enfermedad y reducir el riesgo de complicaciones cardiovasculares. Esto incluye mantener un peso saludable, evitar el consumo excesivo de alcohol y tener un estilo de vida activo.

Es importante siempre consultar atención médica profesional

La gota es una enfermedad que va más allá de las molestias articulares y puede duplicar el riesgo de infartos y ACV. Es fundamental tratar adecuadamente la gota y seguir las recomendaciones médicas para controlar la enfermedad y prevenir complicaciones cardiovasculares graves. Si tienes gota o conoces a alguien que la padece, es importante buscar atención médica y seguir un plan de tratamiento adecuado.

- Publicidad -

Recuerda que la información proporcionada en este artículo es únicamente con fines informativos y no reemplaza la consulta con un profesional de la salud calificado. Si tienes alguna preocupación o síntoma relacionado con la gota, te recomendamos que consultes a tu médico de confianza.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados