La importancia de proteger tus riñones

Los riñones son un par de órganos ubicados debajo de las costillas que se encargan de filtrar los desechos tóxicos producidos como consecuencia del funcionamiento normal del cuerpo humano, los cuales son transportados por la sangre.

Estos desechos se vuelven tóxicos si no son eliminados, de modo que los riñones desempeñan un papel fundamental en tu cuerpo y por ende no deben descuidarse. De ser así, podrías sufrir diferentes enfermedades. Por ello, lo más recomendable es que tomes en cuenta algunas previsiones para mantenerlos saludables.

Problemas renales más comunes

·        Insuficiencia renal

Esta enfermedad puede ocurrir como consecuencia de una pielonefritis (infección bacteriana que afecta al riñón), diabetes o presión arterial alta, sin dejar de lado factores como la edad y la genética. La insuficiencia renal puede ser desviación aguda (IRA) o desviación crónica (IRC).

Ø  IRA

Consiste en la caída brusca en la tasa de filtración de la sangre y a pesar de que es reversible, trae consigo síntomas importante como disminución de la orina, acompañada de náuseas, dolor de cabeza, dolor abdominal y parte inferior de la espalda, diarrea, vómitos, pérdida de peso, fatiga, confusión mental, aumento de la presión arterial y presencia de sangre en la orina. Si esta enfermedad no es tratada a tiempo, puede producir un coma.

Ø  IRC

A diferencia del IRA, esta enfermedad no presenta síntomas que nos indiquen el progreso de la enfermedad. Sin embargo, pueden aparecer señales que se relacionen con ella, por ejemplo la hipertensión arterial, anemia o un coma urémico. El IRC se manifiesta por una disminución lenta e irreversible de la función renal.

·        Piedras en los riñones

Existen 3 tipos de cálculos renales: cálculos a base de calcio, cálculos de estruvita y cálculos de ácido úrico. Esta enfermedad consiste en la aparición de cristales de diferentes tamaños en los riñones, vejiga o uretra y produce un fuerte dolor llamado cólico renal. Estos son producidos por la falta de dilución de la orina por la cristalización de sales minerales y ácidos en alta concentración.

La aparición de estas piedras puede deberse al bajo consumo de agua, una infección, algunos medicamentos, una dieta desequilibrada alta en azúcar y proteína o debido a alguna enfermedad genética como la diabetes.

¿Cómo debes proteger tus riñones?

A pesar de que la insuficiencia renal es prácticamente imposible de prevenir, debido a que se puede presentar como resultado de diabetes tipo 1 y 2, o por presión arterial alta, sí puedes reducir los riesgos mediante algunos hábitos saludables como:

  • Consumo moderado de proteína.
  • Consumo de agua regularmente.
  • Bajo consumo de sal.
  • Eliminación del tabaco.
  • Práctica regular de ejercicios.

Para la prevención de cálculos renales se recomienda:

  • Reducir el consumo de alimentos ricos en oxalato como espinaca, remolacha, maní, chocolate, té, germen de trigo, batata y soja.
  • Consumir alimentos ricos en calcio como pescado, verduras y productos lácteos.
  • Consumir alimentos ricos en potasio como papa con su concha, aguacate, habas y plátanos.
  • Consumir suficiente fibra como guisantes, patatas, coles de Bruselas y espinacas.

Es importante que tomes en cuenta estas medidas preventivas, especialmente si has presentado cálculo renal en algún momento o estás en riesgo. No dudes en visitar al médico si sospechas de la presencia de alguna enfermedad en tus riñones.