Cómo identificar y tratar una infección en una herida

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

Una herida es una lesión en la piel causada por un accidente o una cirugía. Es importante tomar las medidas adecuadas para evitar infecciones. A continuación en Salud y Alimentación, exploraremos cómo identificar una herida infectada, los remedios caseros y los tratamientos médicos disponibles, cuándo consultar a un médico y cómo prevenir infecciones.

- Publicidad -
Foto: Freepik

Cómo Identificar una Herida Infectada

Cuando una herida está infectada, hay varios signos y síntomas que pueden indicarlo. Aquí hay algunos indicadores comunes de una herida infectada:

  • La piel alrededor de la herida está caliente al tacto.
  • Hay dolor alrededor de la herida.
  • Se presenta enrojecimiento local o decoloración y hinchazón.
  • La herida supura pus, lo cual puede parecer una costra amarilla.
  • Puede haber fiebre.
  • La herida desprende un olor fuerte.

También es importante tener en cuenta que si la herida parece estar creciendo después de varios días en lugar de mantenerse del mismo tamaño o disminuir, esto también puede indicar una infección. Sin embargo, es esencial no confundir una herida negra con una infección. Una herida negra puede simplemente significar que ha estado presente durante mucho tiempo.

Remedios Caseros para una Herida Infectada

Si sospechas que hay una infección debajo de una costra, el primer paso del tratamiento es asegurarse de que la herida esté limpia y seca. Aquí hay algunos consejos para limpiar una herida:

  • Lávate bien las manos antes de limpiar o cubrir una herida.
  • Enjuaga la herida con agua corriente durante 5 a 10 minutos.
  • Se seca suavemente el área con una toalla limpia o pañuelos desechables.
  • Aplica un vendaje estéril, como una tirita adhesiva o una gasa fijada con cinta adhesiva.
  • Si la sangre o el líquido atraviesan el vendaje, déjalo en su lugar y coloca otro vendaje encima.

También hay ciertas cosas que debes evitar al tratar una herida:

  • Evita limpiar la herida con desinfectantes u otros productos químicos agresivos, ya que pueden ser más perjudiciales que beneficiosos.
  • No rasques ni retires por completo la costra, incluso si sospechas una infección. Mantener parte de la costra puede proteger la herida.
  • Evita cubrir una herida no drenante. Según un estudio de 2015, no hay evidencia de que aplicar un vendaje sobre una herida cerrada, limpia y seca reduzca el riesgo de infección.

No es necesario utilizar vendajes costosos. En cuanto a los cuidados de las heridas, es mejor mantenerlo simple, a menos que un médico lo recomiende. Limpiar el área con agua y aplicar una gasa suele ser suficiente.

Además de adoptar técnicas de limpieza adecuadas, puedes tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como ibuprofeno, para reducir el dolor y la inflamación de la herida. Sin embargo, siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de comenzar cualquier medicamento nuevo.

Tratamientos Médicos para las Infecciones Cutáneas

Si una herida muestra signos de infección, un profesional de la salud puede recomendar los siguientes tratamientos:

  • Tomar antibióticos para reducir la presencia de bacterias infecciosas en el cuerpo.
  • Aplicar ungüentos tópicos para promover la curación de la herida. Estos pueden ser miel medicinal o ungüentos impregnados de plata que actúan como disuasivos para las bacterias.
  • Si una herida es grande o está ubicada en un área delicada como la ingle, un médico puede recomendar lavar la herida en un entorno quirúrgico bajo anestesia. Esto puede reducir el dolor y el riesgo de infección.
  • Aplicar un vendaje al vacío sobre la herida. Este es un dispositivo especial que aplica presión negativa para drenar continuamente la herida de sangre y pus. La herida debe estar abierta para que el vendaje al vacío sea efectivo.

Los profesionales de la salud pueden utilizar diferentes técnicas de cicatrización de heridas según la ubicación de la herida, la salud general de la persona y el organismo responsable de la infección. Deben proporcionar instrucciones específicas sobre los cuidados posteriores y el tratamiento de la herida.

- Publicidad -

Cuándo Consultar a un Médico

Es importante consultar a un profesional de la salud si presentas alguno de los siguientes síntomas relacionados con una herida:

  • La herida supura pus o líquido turbio, ya que esto puede indicar una infección.
  • Sangrado que no se detiene después de aplicar presión una vez que se retira la costra.
  • Dolor e incomodidad extremos en la herida.
  • Signos de infección provenientes de una herida cutánea relacionada con una mordedura de animal, una mordedura humana o un objeto metálico oxidado, como pisar un clavo.
  • Hinchazón que afecta la circulación sanguínea.

Si la costra parece estar aumentando de tamaño en lugar de disminuir, también es recomendable consultar a un profesional de la salud. Si la herida es grande, empeora, está gravemente infectada, causa fiebre u otros síntomas, o afecta la circulación sanguínea, es mejor consultar de inmediato a un médico.

Prevención de Infecciones

A menudo es posible prevenir infecciones manteniendo una herida abierta limpia y seca. Es importante abstenerse de perturbar la costra hasta que se caiga por sí sola, ya que esto puede facilitar la entrada de bacterias en la herida. Aquí hay algunos consejos para prevenir infecciones:

  • Lávate las manos antes de tocar o cubrir una herida.
  • Evita tocar la herida con manos sucias o objetos sucios.
  • Protege la herida con un vendaje limpio y seco.
  • Evita nadar en aguas contaminadas o sucias, ya que esto puede aumentar el riesgo de infección.
  • Sigue las instrucciones postoperatorias si has sido sometido a una cirugía.

Las heridas pueden causar malestar y dolor, pero con los cuidados y tratamientos adecuados, es posible prevenir y tratar las infecciones. Es importante estar atento a los signos de una herida infectada y consultar a un médico si es necesario. Al adoptar medidas preventivas adecuadas, puedes promover una curación rápida y minimizar las complicaciones relacionadas con las infecciones de las heridas. Cuídate y cuida tus heridas para favorecer una recuperación óptima.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados