Ictus cerebral : factores de riesgo, síntomas y cómo evitarlo

Ictus cerebral

Un ictus, también conocido como accidente cerebrovascular, es una enfermedad ocasionada por un deficiente riego sanguíneo en el cerebro. Esto produce la muerte de células y algunas alteraciones en el funcionamiento orgánico.

El ictus cerebral es una patología frecuente a nivel mundial. Es reconocida como un factor ocasionante de muerte en hombres y mujeres. Por eso, esta nota te compartimos algunos factores de riesgo para que sepas más sobre esta alteración cerebral.

Factores de riesgo del ictus

Para poder prevenir los accidentes cerebrovasculares o ictus, es esencial identificar cuáles son sus principales detonantes. Entre los riesgos más usuales, destacan los siguientes:

  • Hipertensión arterial: de acuerdo a estudios, un 67% de las personas que padecen de un ictus, sufren de hipertensión arterial descontrolada. Esta enfermedad predispone tanto a sufrir infartos como hemorragias cerebrales.
  • Inactividad física: la falta de movilidad impide la constante circulación sanguínea, generando así alteraciones que dan paso a un ictus. Además, producen enfermedades como obesidad y diabetes, ambas también afectan la salud cerebral y cardiovascular.
  • Colesterol elevado: los constantes niveles descontrolados de colesterol en la sangre son un detonante para sufrir de hipertensión arterial, ya que afectan la salud cerebrovascular.
  • Alcohol y tabaco: ambos vicios cuando se sostienen de forma constante y se abusa en su consumo, suelen dejar secuelas en el organismo que, poco a poco, van debilitando la salud del cerebro. Y, por ende, el sistema cardiovascular también se ve afectado.

Señales de alarma para identificar un ictus

Aunque sus síntomas son variados, los más usuales son los siguientes:

  • Constantes dolores de cabeza sin razón aparente.
  • Problemas oculares, por lo general, visión doble.
  • Pérdida de sensibilidad en un lado del cuerpo, usualmente, en el rostro, brazo o pierna.
  • Brusca alteración de facultades motoras, de lenguaje y audición.
  • Disminución repentina del equilibrio y la estabilidad.
  • Sensación de mareos, náuseas y vértigo constante.

¿Cómo prevenir un ictus cerebral?

Considerando que los accidentes cerebrovasculares representan una enfermedad que puede llegar a ser mortal, es importante prevenirlos de la siguiente manera:

  • Mantener una dieta saludable y rica en nutrientes, baja en grasas malas y sodio.
  • Realizar ejercicios físicos de forma regular, con una duración mínima de 30 minutos unas 3 veces a la semana.
  • Evitar el consumo de alcohol y cigarrillo.
  • Mantener en equilibrio los niveles de colesterol malo, presión arterial y glicemia.
  • De padecer hipertensión arterial o diabetes, mantener hábitos alimenticios saludables complementados con actividad física.

Es posible evitar un ictus cerebral, sólo adopta un estilo de vida saludable y reduce considerablemente los factores de riesgo.