La hipnosis y sus incidencias sobre la salud

En realidad no existe un término específico que defina esta práctica tan peculiar. Los especialistas describen la hipnosis como una técnica utilizada para recordar eventos pasados u olvidados, así como recuerdos reprimidos. No obstante, algunos investigadores argumentan que se trata de una fantasía sobre la vida real. Pero quienes han decidido hurgar profundamente en ella destacan sus grandes bondades para la salud y el bienestar.

Hipnosis significa quedarse dormido. Su principal efecto se ejerce sobre un estado profundo de conciencia o trance, pero también brinda beneficios terapéuticos que ayudan a mejorar diversas condiciones de salud.

Durante la técnica, el terapeuta lleva al paciente a un estado de sueño o de conciencia natural, muy similar a cuando miras una película que te transporta o lees un libro y te quedas inmerso en sus páginas. Es decir, con la hipnosis se consigue un estado profundo de conciencia en el que se pierde completamente la noción del tiempo.

¿Cuál es el objetivo de la hipnosis?

En este sentido conviene referirse a la hipnoterapia en lugar de hipnosis. Esta práctica pretende alcanzar recursos que no han sido completamente explorados en el cerebro. En relación a la medicina, la técnica busca la auto sanación de algunas enfermedades generalmente relacionadas con la conducta y el comportamiento.

Para afianzar este objetivo, muchos especialistas señalan que el origen de una variedad de enfermedades es el subconsciente, el lugar donde están almacenados todos los datos personales del individuo como cultura, pensamientos, valores, principios, idioma y otros factores. Por eso, se orientan hacia comportamientos aprendidos.

Cuando esta técnica se lleva a cabo el hipnoterapeuta trabaja en función de ayudar al paciente a reprimir pensamientos y vivencias negativas para reemplazarlas por otras constructivas y regeneradoras. Sin embargo, para que la terapia tenga resultados favorables el paciente debe aceptar ser hipnotizado y confiar en su sanación, de lo contario no sentirá alivio alguno. En este punto la motivación del paciente juega un papel primordial.

Tipos conocidos de hipnosis

Existen diferentes tipos de hipnosis aplicables, todas datan de épocas distintas y ofrecen bondades únicas.

  • Hipnosis clásica

Tiene su origen en 1841 y su objetivo es transmitirle al paciente sugerencias claras y directas para que mejore ciertas conductas nocivas como las fobias. Las sugerencias que imparte el terapeuta pueden afectar varias facetas de la vida. La idea es que el paciente comprenda, por ejemplo, que las arañas no suponen un riesgo para él. Es el tipo de hipnosis más empleado a nuestros tiempos.

  • Hipnosis erikoniana

El psicólogo americano Milton Erickson fue quien la desarrolló a principios del siglo XX. Es muy similar a la hipnosis clásica, con la diferencia que establece que cualquier persona que no sea hipnoterapeuta puede actuar en función de modificar conductas para potenciar la salud mental y física. Las personas son libres de trabajar en su subconsciente para mejorar su forma de vida.

  • Hipnosis humanista

Este tipo de hipnosis no solo permite que los individuos accedan a su subconsciente, sino también a la conciencia más elevada para darle respuesta a sus problemas de salud.

  • Nueva hipnosis

Se le llama así porque es la más reciente en aparecer. Data de 1979 y fue desarrollada por Daniel Azaoz. Básicamente, busca la curación de los individuos mezclando técnicas de la hipnosis clásica y la hipnosis erikoniana.

  • Hipnosis del espectáculo

Se utiliza únicamente para sorprender a las personas en la calle o algún evento. Solo tiene fines recreativos y sus resultados no aportan bondades terapéuticas a los hipnotizados.

Cualidades de la hipnosis para la salud

Las bondades de la hipnosis para la salud son muchas, sobre todo en cuanto a trastornos de salud relacionados con las afectaciones psicológicas. En ocasiones se utiliza para potenciar los tratamientos médicos o bien como tratamiento principal. Sus cualidades son muy utilizadas para:

  • Vencer vicios como el tabaquismo o alcoholismo.
  • Combatir el sobrepeso y la obesidad.
  • Aliviar dolores muy intensos.
  • Mejorar trastornos psicológicos como ansiedad, estrés, nerviosismo y fobias.
  • Facilitar el embarazo y el parto.
  • Favorecer al sistema digestivo.
  • Tratar enfermedades psicosomáticas.

¿Quién está capacitado para hipnotizar?

A decir verdad todas las personas pueden hipnotizar, sin embargo, se debe conocer muy bien la técnica para practicarla con éxito. Por eso, existen terapeutas especialistas en el área que mayormente estudian psicología o medicina y luego se califican en hipnosis.

Ahora bien, otra pregunta importante es ¿quién puede ser hipnotizado? Según una escala de sugestión hipnótica creada en la Universidad de Stamford, solo el 10% de la población puede entrar rápidamente en un estado hipnótico y el 5% son refractarios a la técnica. La respuesta a este hallazgo aún se desconoce.