Salud

Hipertensión: un régimen alimenticio y poca sal son mejores que los betabloqueantes para reducir la presión arterial

La combinación de una alimentación baja en sal con los principios "cardioprotectores" de la dieta DASH ha demostrado ser especialmente eficaz para reducir la presión arterial sistólica.

La dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), promovida desde hace tiempo por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre y la Asociación Americana del Corazón, es rica en frutas, verduras, cereales integrales, productos lácteos bajos en grasa, pescado, aves, legumbres, frutos secos y semillas. Ya se ha demostrado ampliamente que reduce la presión arterial, al igual que una dieta baja en sal. El objetivo de este nuevo estudio, realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins, era evaluar los efectos combinados de estos dos métodos en adultos con formas tempranas o moderadas de hipertensión, un grupo con alto riesgo de desarrollar una forma más grave de hipertensión.

Los efectos de la dieta variaron según el grado de hipertensión

Durante 12 semanas, 412 adultos con una presión arterial sistólica (PA) de 120-159 mm Hg siguieron una dieta DASH o una dieta de control, cercana a la del promedio de la población estadounidense. La ingesta de sodio se varió aleatoriamente durante períodos de cuatro semanas a niveles bajos (1150 mg de sodio al día), medios (2300 mg/d) o altos (3450 mg/d). Los participantes se clasificaron en grupos según su PA sistólica inicial.

Los resultados, publicados en el Journal of the American College of Cardiology, muestran que la dieta DASH produce una reducción de la PS, que es mayor cuanto más alta es la PS de partida. Sin embargo, los resultados más espectaculares se observaron con la combinación de la dieta DASH y el bajo consumo de sodio.

Al menos tan eficaz como los betabloqueantes

Así, mientras que la dieta DASH por sí sola redujo la PA sistólica en sólo 4 mm Hg en aquellos con la PA basal más baja (120-129 mm Hg), la reducción fue de 11 mm Hg en aquellos con una PA de 150 a 159 mm Hg. Y cuando los que tenían la PAS basal más alta combinaron la dieta DASH con una ingesta baja de sodio, se produjo una reducción media de 21 mm Hg, en comparación con la dieta de control. Para poner en perspectiva la importancia de estos resultados, los autores explican que la Food and Drug Administration exige una reducción de la PA sistólica de 3-4 mm Hg para cualquier nuevo fármaco antihipertensivo que se presente para su aprobación. Los fármacos más utilizados, los betabloqueantes, reducen la PA sistólica en una media de 10-15 mm Hg.

También puede interesarle: Artritis: las mejores formas de reducir el dolor y lo que hay que evitar

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.