Hiperfagia: descubre sus causas, síntomas y tratamientos

Comer en exceso también se considera un trastorno de la alimentación que muchas personas entienden como un comportamiento normal para saciar su ansiedad. Se le puede definir como trastorno por atracón y si no es tratado adecuadamente puede desencadenar complicaciones severas como la bulimia o anorexia.

¿Qué es la hiperfagia?

Es un trastorno alimenticio en el que las personas experimentan crisis compulsivas que los llevan a consumir grandes cantidades de alimentos en cortos periodos de tiempo. Por lo general, los afectados por esta condición no pueden controlarse, así que comen hasta sentirse mejor.

Este trastorno tiene una estrecha relación con la obesidad y su origen no es una necesidad fisiológica. Mayormente quienes padecen de hiperfagia sienten deseos fuertes de:

  • Comer aunque no tengan hambre.
  • Comer a solas porque les molesta compartir la comida.
  • Comer sin parar hasta que duela el estómago.
  • En ocasiones sienten culpa luego de comer una excesiva cantidad de alimentos.

Es importante saber que la hiperfagia y la bulimia son diferentes. Ambos trastornos alimenticios se relacionan en cuanto a la gran cantidad de alimentos que consumen quienes las padecen, pero la diferencia principal es que en el caso de hiperfagia la persona no intentará eliminar de su cuerpo lo que ha ingerido, lo cual causa sobrepeso. Cuando se trata de bulimia los pacientes toman laxantes, hacen ejercicios intensos o se provocan el vómito para eliminar la comida de su cuerpo.

Principales causas de estos trastornos

En la actualidad el origen específico de estos trastornos alimenticios sigue siendo un misterio. Sin embargo, los investigadores han descartado necesidades metabólicas, fisiológicas y energéticas como causas de las crisis de comida excesiva. Por su parte, se han atribuido condiciones psicológicas, abuso emocional como la principal detonante de bulimia. Es una manera que tienen los pacientes de encontrar refugio en los alimentos.

La hiperfagia afecta particularmente a las personas altamente sensibles sentimental, psicológica y emocionalmente. En Europa este trastorno se evidencia en mayor porcentaje en mujeres que en hombres.

Síntomas y factores de riesgo de hiperfagia

El principal síntoma de este trastorno médico es la necesidad descontrolada de ingerir alimentos. Esta necesidad no es fisiológica ni metabólica, por eso los pacientes comen de manera compulsiva. Se manifiesta como la necesidad de comer en exceso para llenar un vacío que sienten, ya sea emocional o psicológico.

Aunque las causas reales de esta enfermedad siguen siendo desconocidas, se tienen claros los factores de riesgo que pueden desencadenarla:

  • Trastornos psicológicos o psíquicos.
  • Trastornos de actitudes y comportamientos.
  • Depresión.
  • Otras emociones negativas causadas por traumas como divorcios, duelos violación, abusos.

¿Debes preocuparte si comes mucho en tu dieta diaria?

Es normal preguntarse si alguien que come en cantidad siempre que se sienta a la mesa en reuniones familiares o celebraciones es propenso a desarrollar hiperfagia. La verdad es que estas personas no tienen nada de qué preocuparse, ya que comen por el placer que les produce tal alimento y desean saciar sus sentidos. Así que puedes comer un tazón de botanas frente a la TV sin problemas.

Las personas con hiperfagia no son capaces de controlar estos episodios de crisis y no son conscientes del origen de su necesidad. El principal motivo de alarma es la frecuencia del consumo excesivo de alimentos; este trastorno puede manifestarse al menos una vez por semana.

Complicaciones de la hiperfagia

Como hemos dicho, el consumo excesivo de alimentos puede dar lugar al sobrepeso y en los casos extremos causar obesidad. Es allí cuando se presenta el riesgo de complicaciones para las personas que padecen esta enfermedad, ya que puede provocar otras patologías más graves como cáncer, hipertensión, diabetes tipo 2 o colesterol alto.

Tratamientos adecuados para este trastorno

Debido a que son amplios los factores de riesgo que pueden originar esta enfermedad y su carácter es complejo, se recomienda un régimen multidisciplinario para manejar la situación.

El paciente debe visitar a un dietista y a un psicólogo, también puede asistir a asociaciones de ayuda para personas con hiperfagia. El nutricionista le indicará un plan de alimentación saludable y nutritiva con ejercicios sencillos para realizar en el hogar.

Por otro lado, el psicólogo ayudará al paciente a identificar las condiciones que desencadenan las crisis, le dará herramientas para trabajar en su autoestima y reducir las emociones negativas.