Bienestar

Hígado graso: Cómo prevenirlo comiendo brócoli y buena alimentación

Varios estudios han establecido claramente que los vegetales crucíferos, y el brócoli en particular, se encuentran en la lista de las plantas más importantes para la prevención del cáncer. De hecho, los resultados indican que esta verdura también previene la acumulación de grasa en el hígado (hígado graso), otro importante factor de riesgo de cáncer.

 

Epidemia del Foie Gras humano (hígado graso)

La actual epidemia de obesidad coincide con la llegada al mercado de productos industriales elaborados, sobrecargados de azúcar y grasa. Además de promover el sobrepeso y la obesidad, un aspecto poco conocido del consumo excesivo de estos alimentos es que causan una acumulación de grasa en el hígado, que en el lenguaje médico se denomina hígado graso no alcohólico.

Esto se debe a que el hígado puede almacenar el exceso de azúcar que ingerimos y lo pone en circulación cuando estamos en ayunas. De esta forma mantiene los niveles normales de azúcar en la sangre, que son esenciales para el buen funcionamiento de todas las células del cuerpo.

Sin embargo, cuando el consumo de azúcar es demasiado elevada, como cuando hay gran consumo de productos industriales, este mecanismo se descontrola y el exceso de azúcar se transforma entonces en grasa. En otras palabras, comer demasiada grasa y azúcar no sólo causa una acumulación visible de grasa en el tejido adiposo, sino también una sobrecarga adiposa «invisible», en el hígado.

 

Riesgos de cáncer de hígado

Esta acumulación de grasa es muy engañosa, ya que tiene enormes repercusiones en el funcionamiento del hígado. El exceso de grasa es visto como una señal de advertencia por ciertas clases de células inmunes, particularmente los macrófagos, que producen grandes cantidades de factores inflamatorios para luchar contra este «enemigo». Esta inflamación lleva entonces a la destrucción del tejido sano, desencadenando la producción de tejido fibroso para reparar el daño. Con el tiempo, estas «cicatrices» interrumpen el flujo sanguíneo en el órgano y pueden conducir a la cirrosis y al carcinoma hepatocelular.

 

El riesgo de cáncer de hígado es cinco veces mayor en las personas obesas

Investigadores han informado recientemente que el exceso de grasa también puede causar la formación de radicales libres. Estas moléculas destruyen las células inmunitarias especializadas en la eliminación de células cancerosas (CD4+), lo que también promueve el desarrollo de carcinoma hepatocelular. En otras palabras, la presencia excesiva de grasa en el hígado es un importante factor de riesgo para el cáncer de hígado, tanto por su efecto pro-inflamatorio como por su impacto negativo en el control inmunológico.

Todos estos factores significan que la incidencia del cáncer de hígado es casi cinco veces mayor en las personas obesas.

 

Consumir brócoli previene el hígado graso

La mejor manera de prevenir el hígado graso es, por supuesto, limitar en la medida de lo posible el consumo de productos industriales sobrecargados de grasa y azúcar, especialmente la comida basura, denominados también ultra procesados. Sin embargo, los sorprendentes resultados sugieren que el hígado graso también podría evitarse mediante el consumo regular de brócoli.

Un equipo de científicos observó por primera vez que una dieta de estilo occidental (rica en grasas saturadas y sacarosa) estaba asociada con un rápido aumento del peso corporal, así como con una importante acumulación de glóbulos de grasa en el hígado y una mayor presencia de macrófagos inflamatorios. La adición de brócoli a la dieta no tuvo ningún impacto en el aumento de peso, pero redujo drásticamente la acumulación de grasa en el hígado y la respuesta inflamatoria inducida por los macrófagos. Lo que es más importante, los científicos observaron que esta inhibición de la esteatosis hepática por el brócoli evitó el desarrollo del carcinoma hepatocelular inducido por la dietilnitrosamina, una potente molécula cancerígena.

¡Otra demostración de que el brócoli no es realmente un vegetal como los otros!

 

Fuentes: Traducido de Presse Santé

Ma C et coll. NAFLD causes selec- tive CD4(+) T lymphocyte loss and promotes hepatocarcinogenesis, Nature, 2016; 531: 253-7.

Calle EE et coll. Overweight, obesity and mortality from cancer in a prospectively studied cohort of U.S. adults. N Engl J Med,;348:1625–38.
Chen YJ et coll. Dietary broccoli lessens development of fatty liver and liver cancer in mice given diethylnitrosamine and fed a Western or control diet. J Nutr, 2016; 146: 542-50.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.