Herpes, una molesta enfermedad vírica

Herpes
El herpes es una enfermedad de tipo viral producida por el virus de nombre Hermes simple que ataca la piel del afectado.

El herpes es una enfermedad de tipo viral producida por el virus de nombre Hermes simple que ataca la piel del afectado. Cuando el cuerpo detecta la presencia del herpes,  el mismo comienza a crear anticuerpos para destruirlo. Sin embargo, el virus logra permanece en el organismo por mucho más tiempo ya que se aloja en las células nerviosas.

Pero como reconocerlo, cuantos tipos hay, qué implica tenerlo. Te contamos todo a continuación.

Tipos de herpes

Hoy en día se manejan tres tipos de herpes que son los más comunes en la población mundial que son HSV-1,  HSV-2 y el Zoster.  El de tipo uno afecta principalmente la piel, mientras que el de tipo 2, los órganos genitales. Por su parte, el herpes Zoster lo origina el virus de la varicela.

Es necesario resaltar que aunque  la persona haya sido vacunada contra la varicela en la infancia, este hecho no impide que la enfermedad no se desarrolle en el futuro. Solo mitiga un poco los efectos. Por otra parte, el virus Zoster ataca las zonas del tronco, espalda, cintura y pecho.

El herpes es una de las enfermedades más comunes del mundo debido a que su contagio es muy simple. Se transmite por contacto directo con la zona afectada, por ejemplo, boca a boca si es herpes labial. O por medio de relaciones sexuales, cuando los genitales entran en contacto. Desafortunadamente, una vez que el virus entra en el organismo, la persona vive con él para toda la vida.

Estadísticas que te pondrán a pensar

Las cifras que se manejan con respecto a este virus es que aproximadamente 3700 millones de personas menores de 50 años edad padecen el herpes tipo HSV 1 y 417 millones de personas en edades comprendidas entre los 15  y 49 años sufren del HSV-2.

Sintomatología

En algunas ocasiones, el herpes no presenta ningún tipo de síntomas. De hecho, la persona no está al tanto de padecerlo. Sin embargo, en otras ocasiones se manifiesta a través de vesículas muy delgadas que aparecen en una base rojiza un poco inflamada.

Es importante señalar que los síntomas pueden aparecer a los días de haber contraído el virus pero no siempre es así. Hay personas que descubren que padecen de herpes incluso hasta meses o años después de haberse contagiado.

En caso del herpes genital,  el primer brote puede durar hasta cuatro semanas pero los síntomas como llagas, ardor, sarpullido, picazón, dolor en el área genital, flujo, entre otros desaparecen a los 12 días.

No hay duda que esta enfermedad se ha extendido de forma alarmante. Afortunadamente existen tratamientos efectivos y con las precauciones adecuadas, el herpes no será más que un problema pasajero.