Helicobacter pylori, una molesta bacteria más común de lo que crees

Helicobacter pylori, aunque es un nombre extraño, es una bacteria mucho más común de lo que cree. Tiene forma de espiral y se aloja en el estómago; desde ahí sobrevive bajando la acidez estomacal con ureasa o penetrando la capa de la mucosa gástrica.

La transmisión de esta bacteria se puede dar de forma oral o fecal, afectando sólo a humanos. La mayoría de las veces, las personas son portadoras de la bacteria pero no lo saben, pues no se presentan síntomas. Pero la situación puede empeorar y convertirse en gastritis o úlceras, afectando el primer tracto del intestino; y cuando esto ocurre, aparecen síntomas como acidez, eructos y náuseas.

Con el descubrimiento de esta bacteria en 1980, por científicos australianos, se abrió una nueva ventana sobre las causas de las úlceras; aunque no fue hasta unos años después cuando por fin se reconoció la relación entre ambas. Ahora se sabe que las úlceras son producidas por Helicobacter pylori y no sólo por estrés o ciertos alimentos. Desde entonces el tratamiento es mucho más eficaz.

¿Cómo se detecta la bacteria Helicobacter pylori?

Esta bacteria se descubre a través de ciertas pruebas específicas:

  • Prueba de aliento.
  • Prueba de heces
  • Endoscopia
  • Análisis de sangre, en busca de anticuerpos dirigidos contra el H. pylori. Aunque con esta prueba, no es posible detectar si la infección es actual o pasada.
¿En qué consiste el tratamiento?

Para eliminar o tratar la infección por esta bacteria, se prescriben antibióticos como amoxicilina, claritromicina, metronidazol o tetraciclinas; pero se deben combinar de forma variada con inhibidores de ácido estomacal y de la bomba de protones. Para una efecto contundente, la dosis debe ser por un par semanas, al menos.

Para prevenir la infección que produce esta bacteria, hay que tener cuidados como el buen lavado de manos, especialmente antes de comer algo o después de ir al baño. También es importante lavar muy bien los alimentos y consumir agua apta.

También le puede interesar leer: Bacterias intestinales. Su cuidado mejora la salud de las personas