Lo que hay que saber sobre la ciática

Nuestro sistema nervioso es un conjunto de nervios que el cerebro utiliza para enviar señales a todo el cuerpo. Esta red de comunicación funciona como una red eléctrica o cableado en una ciudad, permitiendo la comunicación y que el cuerpo controle procesos esenciales. Esto se conoce en medicina como el proceso autónomo del sistema nervioso. En este artículo miraremos todo sobre el nervio ciático y la ciática.

Importancia del nervio ciático

El nervio ciático es el nervio más largo del cuerpo humano, y a su vez el más ancho, su importancia radica en que confiere sensación y fuerza a la pierna, así como los reflejos.  Este nervio, Conecta la médula espinal con la parte externa del muslo, los músculos isquiotibiales que se encuentran en la parte posterior del muslo, y los músculos de la parte inferior de la pierna y los pies. Cuando hay un problema con este nervio, normalmente ocasiona debilidad en el musculo o adormecimiento y/o cosquilleo en la pierna, el pie.

Sin embargo, cualquier problema en la columna vertebral que afecte el nervio ciático puede causar varias dificultades, incluyendo la ciática, un problema que se caracteriza por el dolor en la parte baja de la espalda, las nalgas y las piernas.

¿Qué es la ciática?

Se le denomina ciática, a la inflamación del nervio ciático, que hace que el paciente sienta dolor en la parte baja de la espalda, per que también se puede extender a la parte baja de la pierna incluyendo el glúteo; hay casos que inclusive llega hasta los dedos de los pies.

Causas de la ciática

La ciática generalmente ocurre por dos factores, por una hernia de disco en la columna vertebral o por un crecimiento óseo excesivo, también conocido como espolón óseo en las vértebras. Hay otras causas muy poco frecuentes como: Un tumor, lesión muscular, o enfermedades degenerativas del disco; aunque mujeres en embarazo han presentado problemas con la ciática.

Tratamiento

Lo primero es tener un diagnóstico médico, y de acuerdo a este, el especialista recomendará el tratamiento adecuado, que puede ir desde reposo, medicamentos como:

  • Antiinflamatorios
  • Relajantes musculares
  • Tranquilizantes
  • Antidepresivos tricíclicos
  • Medicamentos anticonvulsivos

Si en caso que el problema persista, la solución y el último paso a seguir es practicar una cirugía, pero eso es la última opción que recurren los doctores.