¿Conoces la diferencia entre la gripe y el resfriado?

gripe

Aunque ambas enfermedades pueden presentar algunos síntomas comunes, hay diferencias bien marcadas entre una y otra. Conocerlas nos ayudará a comprender cuál de ellas nos afecta y así encontrar el mejor tratamiento para su pronta y efectiva cura.

El origen de cada una

Si bien ambas enfermedades se originan por virus, el de la gripe es ocasionado por el virus de la influenza, mientras que los resfriados son causados principalmente por virus del género Rhinovirus o Coronavirus, aunque hay más de 200 tipos que desencadenan los síntomas.

No todos los síntomas son iguales

Una de las características importantes que tiene la gripe y que hay que tomar en cuenta, es que no solo es capaz dejarte en cama con un simple malestar, sino que se puede complicar. La gripe es mucho más aguda que un simple resfriado, puede tardar más en curarse, y además existe el peligro de que aparezcan otras complicaciones.

Otro asunto a tomar en cuenta es la fiebre, lo más probable es que si no tienes fiebre es que se trate de un resfriado, porque ésta afección es una de las más características de la gripe. Una fiebre alta avisa que la gripe está en su punto álgido y que puede venir incluso una infección.

Algunas coincidencias

Cuando se tiene gripe, los estornudos y el goteo nasal son más esporádicos; estos síntomas son más característicos y frecuentes en el resfriado. Por su parte, cuando se trata de dolores como el de cabeza, y los musculares, estos suelen ser más característicos de la gripe pues a causa del virus todo nuestro cuerpo está comprometido y el malestar es más general e intenso.

La tos, es otro aspecto que debemos revisar. Por lo general, los resfriados traen consigo mucosidad causando que la tos sea “estruendosa”, mientras que cuando se trata de gripe, presentamos una tos seca y sin moco.

La severidad de una frente a la otra

Aunque generalmente ambas enfermedades son benignas, la gripe es más severa que un resfriado común. Esta, en ocasiones puede producir cuadros graves o complicaciones, especialmente en la población infantil o inmunosuprimida, que pudieran incluso terminar en fatalidad.

Esporádicamente, la gripe puede aparecer en forma epidémica, (lo que obviamente no sucede con un resfriado) llegando a ocasionar pandemias que pueden durar varios años, como por ejemplo las producidas por el virus H1N1.

Tanto en el origen, como en los síntomas, y en lo grave que puede resultar una de ellas en comparación con la otra, encontramos algunas diferencias que nos pueden ayudar a tratar cualquiera de las dos afecciones de forma específica y eficaz.