Glaucoma : causas, síntomas y tratamiento

Glaucoma

Un estudio realizado en el año 2017, determinó que más de 60 millones de personas a nivel mundial, tienen glaucoma. Esta es una enfermedad que degenera el nervio óptico, ocasionando la pérdida parcial de la visión. Y en el peor de los casos, dado el nivel de daño en el sistema ocular, también llega a ocasionar ceguera.

De hecho, el glaucoma es reconocido como la principal causa de ceguera. Por lo general, sus factores de riesgo son amplios y variados, es decir, pueden ser diferentes en cada persona.

Sus síntomas también se sienten de forma distinta, sin embargo, algunos son más frecuentes. En esta nota te comentamos más del tema.

¿Cuáles son las causas del glaucoma?

Esta es una enfermedad que puede afectar a personas de todas las edades y géneros, desde los bebés hasta a los adultos mayores. Usualmente, llega a extenderse a ambos ojos, aunque comienza a manifestarse primero en uno solo.

Sin embargo, sus síntomas a veces suelen pasar desapercibidos, lo que provoca el avance de la enfermedad. Entre los principales ocasionantes del glaucoma, destacan los siguientes:

  • Grosor corneal.
  • Edad avanzada.
  • Antecedentes familiares.
  • Alta tensión intraocular.
  • Enfermedades como diabetes, alteraciones cardíacas, presión arterial elevada y anemia de células falciformes.
  • Alteraciones en la vista, como miopía o lesiones oculares tras una cirugía óptica.
  • Insuficiencia de estrógenos.
  • Abuso de gotas para los ojos.

Señales de alarma del glaucoma

Debido a que el glaucoma está caracterizado por la pérdida lenta de la visión, es más complejo identificar esta enfermedad. Pues sus síntomas suelen pasar inadvertidos. Aunque el sistema visual comienza a enviar señales poco a poco para indicar que algo no está del todo bien. Entre estas, destacan las siguientes:

  • Visión borrosa.
  • Constante dolor y molestia en el área de los ojos.
  • Dolores de cabeza.
  • Mareo, náuseas y vómitos.
  • Surgimiento de círculos junto a las luces brillantes.
  • Disminución repentina de la visión.

Por eso, ante el más mínimo signo de fallas en la visión, es conveniente acudir a una rápida valoración médica.

¿Hay un tratamiento para el glaucoma?

La pérdida de visión ocasionada por el glaucoma, frecuentemente, es irreversible. Sin embargo, si la enfermedad se diagnostica a tiempo, se puede tratar para frenar la pérdida visual.

Entre los tratamientos más utilizados resalta la cirugía, láser o medicación. Cada uno de estos métodos se adecúa al paciente y al nivel de deterioro visual que ha ocasionado la enfermedad.

Se estima que para el año 2020, los casos de glaucoma podrían aumentar a 80 millones a nivel mundial. Afortunadamente, esta enfermedad puede prevenirse acudiendo a constantes revisiones con el oftalmólogo.