Fumar: 600 mutaciones genéticas de células pulmonares por año

El tabaquismo sigue siendo la principal causa de cáncer en todo el mundo,  afectando a  más de un millón de personas cada año. Un estudio publicado en Nature muestra que esta acción cancerígena está vinculada a la acumulación de un número impresionante de mutaciones, como resultado de una exposición prolongada al humo del cigarrillo. Es mejor que tengas esta clara información en mente para convencerte finalmente de dejar de fumar.

Con más de mil millones de fumadores en todo el mundo, los cigarrillos siguen siendo el principal factor de riesgo de muerte prematura.

Entre los numerosos efectos nocivos del tabaquismo, como el riesgo de enfermedades cardíacas y pulmonares, el riesgo de cáncer sigue siendo sin duda la principal consecuencia de este mal hábito; los fumadores tienen 20 veces más probabilidades de padecer cáncer de pulmón que los no fumadores.
En total, se estima que más de 500 millones de personas morirán en los próximos años por enfermedades directamente causadas por los cigarrillos.

Alrededor de 60 sustancias mutagénicas

Nuestro material genético es quizás lo más valioso que tenemos; es a través de nuestros genes que producimos todas las proteínas que componen nuestros cuerpos y que nos permiten vivir vidas saludables. Los cigarrillos son tan perjudiciales para nuestra salud porque el humo del tabaco contiene unos 60 compuestos que tienen la capacidad de modificar estos genes, conocidos como sustancias mutagénicas, y de provocar la producción de proteínas defectuosas que son incapaces de realizar sus funciones correctamente. Cuando estas modificaciones, llamadas mutaciones, afectan a un gen implicado en la producción de una proteína esencial para el control del crecimiento celular, las células se comportan de forma anormal, lo que puede llevar finalmente al desarrollo del cáncer.

Fumar: Una mutación genética cada 15 cigarrillos

Para determinar el alcance de los daños causados por el humo del cigarrillo, investigadores británicos emprendieron la desalentadora tarea de determinar el conjunto de mutaciones presentes en las células cancerosas del pulmón de un fumador. Utilizando nuevas tecnologías de secuenciación del ADN, los investigadores pudieron demostrar que estas células cancerosas contenían hasta 22.910 mutaciones distintas; lo que ilustra los estragos de la presencia combinada de varios carcinógenos en el material genético de los fumadores.

Muchas de estas mutaciones son las llamadas «silenciosas»; estas no afectan a las regiones del ADN que participan en el control de la función celular (los genes codificadores). Sin embargo los investigadores observaron gran cantidad de mutaciones en genes importantes que desempeñan en el crecimiento celular, entre ellos el p53 y el Rb. El potencial cancerígeno del humo del cigarrillo es tan alto que se que causaría un promedio de una mutación genética cada 15 cigarrillos; o casi dos mutaciones por paquete. En otras palabras, una persona que fuma regularmente un paquete de cigarrillos al día acumulará casi 600 mutaciones en el material genético de sus células pulmonares cada año.

Dejar de fumar hace que las células dañadas sean reemplazadas.

A la luz de estas observaciones, podemos entender mejor por qué los cigarrillos son tan dañinos para la salud de los fumadores. Pero no todo está perdido para las personas que quieren dejar de fumar; las células que contienen las mutaciones genéticas se reemplazan gradualmente por células sanas que no contienen mutaciones después de dejar de fumar, de modo que el riesgo de cáncer de pulmón se vuelve similar al de un no fumador 15 años después.

Fuente: 

Pleasance et coll. A small-cell lung cancer genome with complex signatures of tobacco exposure. Nature, 463:184-90.