Frutas ricas en flavonoides: ¿Cuáles son y por qué elegirlas?

Un estudio danés, cuyos resultados se publicaron en la revista científica Nature Communications, determinó que las personas que consumen regularmente cantidades moderadas de flavonoides tienen un menor riesgo de morir de cáncer, enfermedades cardíacas o enfermedades del sistema vascular. El efecto protector es particularmente evidente en los fumadores y en quienes beben cantidades más que moderadas de alcohol.

Los flavonoides, sustancias químicas pertenecientes a la familia de los polifenoles, tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Se encuentran en muchos alimentos de origen vegetal como las manzanas, las uvas, las bayas, el té y el chocolate. Otros estudios ya habían encontrado una relación entre el consumo de flavonoides y el cáncer o las enfermedades cardiovasculares, pero los resultados que acaban de publicarse son relevantes porque el estudio se llevó a cabo siguiendo a un gran número de personas, 56.000, en observación durante 23 años.

¿Cuántos flavonoides deberíamos introducir con la comida para reducir el riesgo de desarrollar cáncer o enfermedades cardiovasculares?

De acuerdo con este estudio, 500 miligramos por día es suficiente. Un objetivo absolutamente alcanzable: una taza de té, una manzana, una naranja, 100 gramos de arándanos y 100 gramos de brócoli proporcionan más de 500 miligramos de flavonoides.

Sin embargo, para lograr un efecto protector, los fumadores y quienes beben más de 20 gramos de alcohol al día deben consumir más flavonoides, ya que 20 gramos de alcohol son aproximadamente las 2 unidades de alcohol recomendadas por las directrices como cantidad máxima diaria para un hombre sano (una lata de cerveza, un vaso de vino, un trago de licor cada uno proporcionan 1 unidad de alcohol).

Es importante destacar que, aunque los flavonoides pueden mitigar los efectos cancerígenos e inflamatorios del tabaco y el alcohol, no los anulan: los fumadores y los bebedores corren un riesgo mucho mayor de desarrollar cáncer y enfermedades cardiovasculares que el resto de la población. Los riesgos se reducirían drásticamente si se dejara de fumar y se disminuyera o eliminara el consumo de alcohol.

También puede interesarle leer: El bicarbonato de sodio y sus beneficios ¡Aprovéchalos!