Forma de prevenir el Alzheimer, desde la psicología

Alzheimer

Según un estudio, recientemente publicado en la revista Alzheimer’s and Dementia una forma de prevenir el Alzheimer sería a través de pensamientos positivos. Según el estudio, cuanto más aumentan los pensamientos negativos, más aumenta el riesgo de padecer Alzheimer.

El estudio fue hecho por investigadores del University College London quienes analizaron la posible relación entre la tristeza, la ansiedad, la depresión y el alzheimer; encontrando, sorpresivamente, que dicha relación sí existe.

Para la realización de la investigación, se analizaron pacientes de 55 años o más. De estos pacientes, la mitad presentaba inusuales concentraciones de proteínas Tau y amiloide en el cerebro; las cuales son marcadores característicos del Alzheimer.

Después de este análisis, los pacientes respondieron preguntas sobre ansiedad, depresión y pensamientos negativos recurrentes. En los resultados se evidenció una relación entre los pensamientos negativos y la disminución cognitiva general, sobre todo en la memoria.

Además, los científicos también identificaron que las personas con pensamientos negativos recurrentes tenían un aumento en los depósitos de las proteínas Tau y amiloideas, ya mencionadas.

¿Qué solución hay a esto?

Según los autores del estudio, «Los pensamientos negativos recurrentes están asociados con el declive de las esferas cognitivas; afectadas al principio de la enfermedad de Alzheimer y los biomarcadores que la caracterizan».

Sin embargo, aún son necesarios muchos más estudios para determinar qué tan fuerte es la implicación de estos pensamientos.

Por ahora, los científicos asumen entonces que el manejo de los pensamientos negativos recurrentes podría reducir el riesgo de Alzheimer. Es decir, que para esas personas que acostumbran a ver «el vaso medio vacío», una forma de prevenir el alzheimer sería entonces empezar a pensar en positivo. Se podría tener en cuenta iniciar terapias de pensamiento positivo, como psicoterapia, meditación u otras.

También le puede interesar leer: Claves para reconocer los primeros indicios del Alzheimer