Flexitarianismo vs. Omnívoros: ¿Cúal es mejor para la salud cardiovascular?

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

La alimentación juega un papel fundamental en nuestra salud en general, especialmente en lo que respecta a la salud cardiovascular. Numerosos estudios han demostrado que las dietas basadas en plantas están asociadas con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares en comparación con las dietas omnívoras ricas en carne y productos procesados.

- Publicidad -

Sin embargo, un nuevo estudio observacional sugiere que una dieta flexitariana, que limita el consumo de carne en lugar de eliminarla por completo, está asociada con un menor riesgo cardiovascular en comparación con una dieta omnívora.

Dieta flexitariana favorece salud cardiovascular
Foto: Freepik

El impacto de la alimentación en la salud cardíaca

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, con casi 18 millones de muertes cada año. Los cambios en el estilo de vida, incluidos los cambios en la alimentación y un aumento de la actividad física, pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares a largo plazo.

Estudios han demostrado que las dietas omnívoras ricas en carne y productos procesados están asociadas con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares en comparación con las dietas basadas en plantas. Sin embargo, hay poca evidencia científica sobre los beneficios de una dieta flexitariana, que permite un consumo limitado de proteínas animales, en comparación con una dieta vegetariana.

Un estudio reciente publicado en la revista BMC Nutrition analizó los efectos de una dieta flexitariana en varios biomarcadores cardiovasculares en comparación con una dieta omnívora. El estudio reveló que los flexitarianos tenían niveles más bajos de varios biomarcadores cardiovasculares, como el colesterol total y el colesterol LDL, en comparación con los omnívoros. Además, los flexitarianos mostraron una menor rigidez arterial en comparación con los vegetarianos y los omnívoros.

Los beneficios de una dieta flexitariana para la salud cardiovascular

El estudio también encontró que los flexitarianos tenían una menor gravedad del síndrome metabólico en comparación con los omnívoros. El síndrome metabólico es una medida compuesta de varios factores de riesgo cardiovascular, como los niveles de glucosa en sangre, la presión arterial, los niveles de colesterol y el peso. Los flexitarianos también mostraron niveles más bajos de insulina en ayunas en comparación con los omnívoros y los vegetarianos, aunque la diferencia perdió significancia cuando los investigadores ajustaron los resultados según los factores de confusión.

Una comparación de los hábitos alimentarios de los participantes reveló que los omnívoros consumían no solo más carne, sino también más dulces, alcohol y productos lácteos que los vegetarianos y los flexitarianos. Por otro lado, los vegetarianos y los flexitarianos consumían más frutas, verduras y nueces/semillas que los omnívoros.

Los efectos del azúcar en la salud cardíaca

Los investigadores también evaluaron la asociación entre diferentes grupos de alimentos y el riesgo cardiovascular. Descubrieron que el consumo de dulces, bebidas gaseosas, productos lácteos y carne estaba asociado con biomarcadores sanguíneos de riesgo cardiovascular, como el colesterol LDL y el colesterol total. Si bien la carne y las grasas saturadas suelen ser el foco en cuanto al colesterol LDL, aquí vemos que el azúcar y los alimentos con alto índice glucémico también pueden desempeñar un papel.

Impacto de la calidad de la alimentación en los resultados

Una de las fortalezas de este estudio es que examinó la asociación entre la alimentación y el riesgo cardiovascular, controlando variables como la actividad física total y el índice de masa corporal. Al ser un estudio bien controlado (que tuvo en cuenta variables como la edad, el IMC, el estado de salud y el tabaquismo), los investigadores pudieron determinar con mayor precisión el efecto de la calidad de la alimentación en el estado de salud.

- Publicidad -

Sin embargo, es importante tener en cuenta que este estudio fue de naturaleza observacional y, por lo tanto, no permite establecer una relación causa-efecto. Se necesitan investigaciones adicionales, incluidos estudios más grandes y controlados, para confirmar estos resultados y comprender mejor los mecanismos subyacentes.

Adoptar una dieta flexitariana: un buen primer paso

Los resultados de este estudio tienen un potencial importante para contribuir a una mejora de los resultados de salud al identificar patrones alimentarios asociados con un menor riesgo de enfermedades crónicas; esto puede ayudar a las personas a tomar decisiones informadas que respalden sus objetivos de salud a largo plazo.

Las personas interesadas en cuidar su propia salud encuentran más fácil mantener una dieta flexitariana a largo plazo que una dieta estrictamente vegana. Esta forma de comer también garantiza que las deficiencias de nutrientes sean poco probables. Las dietas veganas suelen requerir suplementos de ciertas vitaminas y minerales, que pueden no ser absorbidos o utilizados tan eficazmente por el organismo como los equivalentes provenientes de alimentos integrales.

Los resultados de este estudio sugieren que adoptar una dieta flexitariana, que limita el consumo de carne en lugar de eliminarla por completo, puede tener beneficios para la salud cardiovascular. Sin embargo, es importante tener en cuenta que se necesitan más investigaciones para confirmar estos resultados y comprender mejor los mecanismos subyacentes.

Si deseas mejorar tu salud cardiovascular, puede ser prudente consultar a un profesional de la salud, como un dietista, para obtener consejos personalizados sobre la adopción de una dieta flexitariana y otras medidas beneficiosas para el estilo de vida. Cuidar de tu alimentación es una inversión a largo plazo para tu salud.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados