Exceso de trabajo: ocasiona derrames cerebrales ataques cardiacos y arritmias

El estrés relacionado con el trabajo puede dañar seriamente su salud. Lo confirma un estudio americano publicado por la Sociedad Europea de Cardiología, que se llevó a cabo en una muestra de 11 mil sujetos en riesgo.

Trabajar demasiado y tomar turnos largos no es bueno para su salud en absoluto. Los riesgos involucrados en estos casos son muchos y con mayor frecuencia resultan en arritmias cardíacas, accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. La relación entre el trabajo y las enfermedades cardiovasculares está confirmada por un estudio americano publicado por la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

La investigación, que duró 25 años y se llevó a cabo sobre una muestra de 11 mil personas en situación de riesgo, ha permitido recoger una cantidad considerable de datos, que han confirmado la tesis de que el trabajo excesivo es perjudicial para el bienestar psico-físico.

Levantarse temprano por la mañana, saltarse el desayuno y el almuerzo, llevar el trabajo a casa y no tener tiempo para uno mismo y para la familia, a la larga desarrolla una forma de estrés laboral, un fenómeno que de hecho caracteriza cada vez más el modo de vida de las sociedades industrializadas. El peligro es desarrollar el síndrome de agotamiento, es decir, el agotamiento físico y emocional relacionado con el trabajo.

En estas circunstancias, el corazón se ve afectado principalmente, con un aumento del 20% en el riesgo de fibrilación auricular. Pero como se ha anticipado, los trabajadores estresados a largo plazo pueden desarrollar otras enfermedades como arritmias, accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. En otras palabras, trabajar más allá de lo necesario puede llevar a la destrucción tanto física como mental.

Muy a menudo, aquellos que están abrumados por el síndrome de agotamiento no se dan cuenta inicialmente de que han entrado en una espiral autodestructiva. Sin embargo, una primera llamada de atención es la pérdida de interés en el trabajo, la perenne sensación

de cansancio, cancelación y despersonalización. En todos estos casos es útil darse cuenta de que se está experimentando una sensación de malestar, que si no se detiene a tiempo puede llevar a la depresión, al alcoholismo y en el peor de los casos incluso al suicidio.

De ello se deduce que es necesario detenerse y tomar un descanso adecuado del trabajo. Sin embargo, en este punto también se debe prestar mayor atención al empleador, que debe darse cuenta de que un trabajador estresado e insatisfecho también reduce, si no compromete, la productividad de la empresa.