Evitar derrame cerebral a través de la alimentación y buenos hábitos

Ictus cerebral

La Asociación Italiana para la lucha contra la apoplejía, dio a conocer cuáles son los elementos a tener en cuenta para evitar o disminuir los riesgos de derrame cerebral. Dentro de los consejos, asegura que la dieta mediterránea juega un papel importante en esto, así como el ejercicio y el consumo de vitamina D.

Estos parámetros, ayudan, según la asociación, a reducir el riesgo de apoplejía hasta en un 20%. Teniendo en cuenta que además de los efectos generados al momento de padecer un accidente cerebrovascular, también pueden quedar graves secuelas.

Se debe aumentar entonces, el consumo de:
  • verduras
  • cereales
  • frutas
  • aceite de oliva
  • legumbres
  • pescado
Y evitar el consumo de:
  • carnes grasas
  • Tubérculos
  • grasas animales
  • embutidos

Siguiendo estos consejos para la alimentación diaria, no solo es posible evitar un derrame cerebral, si no también otras enfermedades; tales como hipertensión, diabetes, infarto de miocardio, obesidad y síndrome metabólico.

Otro factor a tener en cuenta en el aumento del consumo de cítricos, manzanas, peras y verduras de hoja. Se deben consumir unos 200 gramos por día, tanto de frutas como de verduras; de esta forma se puede reducir el riesgo de derrame cerebral en un 32% y un 11% respectivamente.

Uno de los pilares fundamentales de la dieta mediterránea es el aceite de oliva. De este, se pueden aprovechar muchos beneficios para el organismo como proteger el sistema cardiovascular. Consumir 23 gramos diarios de aceite de oliva, puede ayudar a reducir hasta un 20% el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular; mientras que también puede ayudar a reducir un 11% el riesgo de morir cuando se padece uno.

Hay otras sustancias a las que se les atribuye un efecto protector para el sistema cardiovascular; lo cual hace que al consumirlas, se pueda evitar sufrir un derrame cerebral. Entre esas están:

  • Omega 3
  • Fibra
  • Vitamina B6 y B12
  • Calcio
  • Potasio

Estos días de verano pueden ser una gran ayuda también para el sistema cardiovascular, pues hay mucha más oportunidad de absorber la vitamina D del sol. Y es que según los datos de pacientes que han sufrido derrames cerebrales, sus niveles de vitamina D son bajos.

Otra sugerencia del Entre las sugerencias de la Asociación Italiana, es realizar actividad física; por lo menos 30 minutos al día, de tipo aeróbico, la cual actúa como protectora.

También te puede interesar leer: Riesgo de derrame cerebral: reducirlo un 80% con 8 simples acciones