Un estudio reciente indica que podemos dividir por dos las tasas elevadas de transaminasas con un remedio natural.

Nos preocupamos, y no sin razón, cuando tenemos un nivel alto de transaminasas, y los marcadores hepáticos son demasiado altos, dado que esto suele ser una evidencia de la presencia de irregularidades y lesiones hepáticas. Un estudio reciente indica que podemos dividir por dos las tasas elevadas de transaminasas con un remedio natural.

Tal y como ocurre con las grandes fábricas químicas, el hígado es uno de los órganos más grandes. Se encarga de filtrar todas las sustancias presentes en el alcohol, algunas drogas y determinados medicamentos que pasan por él dejando trazas visibles en los análisis sanguíneos, entre ellas las de las transaminasas.

Transaminasas demasiado elevadas

Las transaminasas son enzimas esenciales del organismo. Su función es permitir la transferencia de aminas en los procesos químicos relacionados con el corazón y el hígado. Están presentes en todos los tejidos, pero su tasa en sangre demasiado elevada está habitualmente relacionada con enfermedades del miocardio y muy a menudo con las del hígado. En este caso, el nivel sanguíneo de transaminasas aumentará.
Existen dos tipos de transaminasa: las ALT, para la alanina amino transferasa, denominadas también GPT, que se encuentran esencialmente en el hígado y las AST, siglas de amino aspartato transferasa, llamadas también GOT, que están más presentes en los músculos, sobre todo en el corazón. El aumento de las transaminasas es señal de que hay una lesión celular en el hígado, el corazón y los riñones. Las transaminasas aumentan en la sangre a la vez que destruyen células hepáticas, y ocurre siempre que hay patologías hepáticas como virus hepáticos, infecciones, toxicidad, microbios, medicamentos, alcohol o insuficiencia cardiaca.

Otra causa del aumento de las tasas de transaminasas es la esteatosis hepática, habitualmente denominada “hígado graso”, que afecta al 35% de los adultos de Europa. Es también la causa de enfermedades crónicas del hígado en los países desarrollados.

Rebajar la tasa en un 50%

Con ocasión de las jornadas de la Sociedad Nacional Francesa de Hepato-Gastroenterólogos, que reúne cada año a unos 4000 congresistas entre los cuales hay hepato-gastroenterólogos, oncólogos y gastroenterólogos que se reunieron el último Febrero en París para hablar de los resultados probados de un estudio contrastado con sujetos que tomaban placebos.

Este estudio implicó a 46 pacientes en los que se analizarían los niveles importantes de transaminasas y de Gamma-GT. El grupo se dividió en dos. A un primer grupo se le suministró un placebo y al segundo se le dio una dosis cotidiana de Han Hepa, un complemento alimentario específico, a base de principios activos naturales extraídos de la medicina tradicional asiática. Al cabo de dos semanas, los pacientes del segundo grupo vieron sus tasas de ALAT reducidas en un 50%, y las de ASAT en más de un 40%.

Los resultados obtenidos muestran bien que este complemento alimentario permite restaurar de manera significativa la función hepática, y todo aquello que causa el desorden. El secreto de su eficacia reside, entre otros, en la acción del goji de Chine (Lycium chinense) presente en la fórmula.

Atención: nuestras tasas de transaminasas pueden aumentar entre dos muestras de sangre. Esto no significa obligatoriamente un empeoramiento de nuestra hepatitis C. Una buena alimentación, actividad física intensa y tomar algún medicamento incluidos tratamientos anti-VHC que pueden favorecer también un aumento de transaminasas.

Atención: Los consejos ofrecidos en este artículo no te eximen de consultar a un especialista en medicinas alternativas.