Salud

Estudio: los edulcorantes artificiales están relacionados con un mayor riesgo de cáncer

Un nuevo estudio revela que un mayor consumo de edulcorantes artificiales está relacionado con un mayor riesgo de cáncer. Los estudios realizados en la población humana han demostrado en el pasado que los edulcorantes artificiales son seguros; pero los resultados de los estudios in vitro y en animales han suscitado algunas preocupaciones. Un nuevo estudio a gran escala sobre los consumidores de edulcorantes artificiales muestra que éstos están asociados a un mayor riesgo de cáncer. Este amplio estudio de observación encontró una relación entre el consumo de edulcorantes artificiales, en particular el aspartamo y el acesulfamo K, y el cáncer.

De hecho, el estudio descubrió un 13% más de riesgo de cáncer en general, con la mayor probabilidad de desarrollar cáncer de mama y cánceres relacionados con la obesidad, para las personas que consumen grandes cantidades de edulcorantes artificiales. Se calcula que el mercado mundial de edulcorantes artificiales tiene un valor de 22.200 millones de dólares y va en aumento, lo que supone un incremento de casi 3.000 millones de dólares sólo en los dos últimos años. Un estudio de 2017 descubrió que, por ejemplo, el 41,4% de los adultos estadounidenses y el 25,1% de los niños utilizan edulcorantes artificiales como ingredientes en una amplia gama de productos comerciales.

Muchas autoridades y organizaciones médicas respetadas consideran ahora que los edulcorantes artificiales son seguros tras una amplia investigación epidemiológica en poblaciones humanas.  Sin embargo, existen pruebas sólidas de la carcinogenicidad del aspartamo en estudios con animales, pero hasta ahora no había una confirmación epidemiológica sólida. Por ello, este estudio es muy importante y tiene grandes implicaciones para la salud pública. Los investigadores señalan que es especialmente preocupante el hecho de que, en estudios con animales, incluso dosis muy bajas de aspartamo en la dieta de una rata embarazada son potentemente cancerígenas para su descendencia.

Este nuevo estudio se publicó en PLOS MEDICINE.

Un estudio realizado en Francia por equipos del INSERM, el CNAM y el INRAE

El estudio ha sido elaborado por investigadores asociados al Equipo de Investigación en Epidemiología Nutricional (EREN) del Instituto Francés de la Salud y la Investigación Médica (INSERM) de la Universidad de la Sorbona París Norte, el Conservatorio Nacional de Artes y Oficios (CNAM) y el Instituto Nacional de Investigación en Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (INRAE) de Francia. Los investigadores analizaron los historiales de 102.865 adultos que participaron en el estudio NutriNet-Santé, que comenzó a recoger datos en 2009. Para la nueva investigación se realizó un seguimiento de los participantes durante un promedio de 7,8 años. Los resultados de este estudio son muy originales; ya que ningún estudio de cohorte anterior ha examinado directamente la asociación entre la ingesta cuantitativa de edulcorantes artificiales per se, de todas las fuentes alimentarias, distinguiendo entre los distintos tipos de edulcorantes, y el riesgo de cáncer.

El motivo de este estudio es que ya existían preocupaciones

Algunos estudios observacionales han examinado previamente las asociaciones entre el riesgo de cáncer y el consumo de bebidas endulzadas artificialmente. Estos estudios ya habían encontrado un mayor riesgo de cáncer; lo que sugiere que los edulcorantes artificiales de este tipo de bebidas pueden desempeñar un papel en el desarrollo del cáncer. Además, resultados anteriores en modelos animales y estudios in vitro/in vivo también han sugerido su carcinogenicidad.

Aspartamo y acesulfamo K

Los investigadores realizaron análisis para el conjunto de los «edulcorantes artificiales totales». Es decir: acesulfamo-K, aspartamo, sucralosa, ciclamatos, sacarina; glucósidos de esteviol y sal de aspartamo-acesulfamo, y luego por separado para los edulcorantes artificiales más representados en la cohorte (es decir, acesulfamo-K, aspartamo y sucralosa). Se está estudiando el mayor riesgo del aspartamo y el acesulfamo K. Los investigadores descubrieron que el aspartamo y el acesulfamo K eran, con diferencia, los edulcorantes artificiales más consumidos.

Las conclusiones del estudio

Por el momento, los investigadores concluyen que, sobre la base de este único estudio, no es posible establecer la causalidad de la asociación. Por el momento, no es posible establecer una «dosis a la que aparece el riesgo». Lo que sí pueden decir los investigadores es que, en este estudio, los mayores consumidores de edulcorantes artificiales, por encima de la mediana de consumo de 18 mg/día y para los que el consumo promedio era de 79,43 mg/día; tenían un riesgo significativamente mayor de cáncer en comparación con los no consumidores».