Esteatosis hepática no alcohólica: el sobrepeso y el cáncer de hígado

hígado graso Esteatosis hepática
hígado graso Esteatosis hepática

Todos estamos familiarizados con los aspectos del sobrepeso y la obesidad, fácilmente visualizados por la excesiva acumulación de grasa en el tejido adiposo. Lo que es menos conocido, sin embargo, es que también existe una forma de obesidad invisible; en esta, ciertos órganos internos como el hígado pueden sobrecargarse de grasa.
Esta acumulación de exceso de grasa en el hígado, que en el lenguaje médico se denomina esteatosis hepática no alcohólica (para distinguirla del daño hepático causado por el exceso de alcohol), está directamente relacionada con una dieta demasiado rica en azúcar y grasa.

Este «foie gras» es muy peligroso, porque el exceso de grasa del hígado provoca una fuerte reacción inflamatoria, desencadenando la producción de tejido fibroso para tapar el daño; lo que crea cicatrices (fibrosis) que interrumpen el flujo sanguíneo en el órgano y pueden conducir con el tiempo a la cirrosis. En esta etapa, la función del hígado está irremediablemente comprometida y sólo un transplante del órgano puede salvar la vida de la persona afectada. Se espera que la esteatosis hepática causada por el consumo excesivo de alimentos se convierta en la principal causa de trasplante de hígado en los próximos años.

Sobrepeso: 32% de riesgo de tener sobrepeso y ser afectado por el cáncer.

Dos estudios recientes sugieren que la esteatosis hepática no alcohólica, también ejerce una gran influencia en el riesgo de ciertos tipos de cáncer. En el primero, realizado en una cohorte de 25.947 personas, un equipo de científicos surcoreanos descubrió que las personas con esteatosis tenían un riesgo 32% mayor de desarrollar cáncer en general; en comparación con las que no tenían exceso de grasa en el hígado.

Este aumento es particularmente pronunciado en el caso de la forma más común de cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular); cuyo riesgo se ha multiplicado por 17. Pero también se observa en el caso del cáncer de colon en los hombres y el cáncer de mama en las mujeres (ambos con un aumento del doble).

Los autores observaron una fuerte correlación entre esos aumentos del riesgo de cáncer y la presencia de fibrosis en el hígado, lo que sugiere que la fuerte respuesta inflamatoria hepática al exceso de grasa puede contribuir al desarrollo de tumores.

El estilo de vida puede cambiarlo todo

Otro mecanismo que participa en la progresión de la esteatosis hepática a carcinoma hepatocelular fue identificado recientemente en un estudio publicado en la prestigiosa revista Cancer Cell. Un equipo de científicos suizos ha demostrado que las células del hígado poseen una enzima (mTORC2) que induce la producción de grandes cantidades de grasas esenciales para el crecimiento de las células cancerosas, a saber, los esfingolípidos (presentes en la membrana de estas células) y las cardiolipinas (presentes en las mitocondrias y esenciales para la producción de energía).

Es probable que esto desempeñe un papel importante en la progresión del tumor, ya que un análisis de las biopsias de los pacientes con carcinoma hepatocelular muestra una sobreactivación de la función de la enzima mTORC2.

Estas observaciones indican que la esteatosis hepática no alcohólica es una condición muy grave que debe tomarse muy en serio. Toda persona con un sobrepeso significativo debe saber que corre el riesgo de verse afectada por este trastorno, aunque no tenga síntomas.

Afortunadamente, como todas las complicaciones que surgen del sobrepeso y la obesidad, el hígado graso es una enfermedad que está estrechamente relacionada con el estilo de vida; por lo tanto, se puede prevenir.

En este sentido, evitar el consumo excesivo de alimentos industriales ricos en grasas y azúcares es clave para reducir la pérdida de la función hepática asociada al exceso de grasa. La adopción de una dieta basada principalmente en productos vegetales representa una excelente alternativa; especialmente porque los resultados recientes sugieren que el alto consumo de carnes rojas y productos delicatessen también está asociado con un mayor riesgo de esteatosis hepática.

También te puede interesar leer: 4 bebidas para quemar grasa y purificar tu hígado mientras duermes

Fuente:

Kim GA et coll. Association between non-alcoholic fatty liver disease and cancer incidence rate. J. Hepatol. 2018; 68: 140-146.Guri Y et coll. mTORC2 promotes tumorigenesis via lipid synthesis. Cancer Cell 2017; 32: 807-823. Zelber-Sagi S et coll. High red and processed meat consumption is associated with non-alcoholic fatty liver disease and insulin resistance. J. Hepatol. 2018; 68: 1239–1246.